Formas de afrontar la gripe A


La semana pasada volvía de vacaciones la administrativa de la Unidad Docente. Días antes, coincidiendo con el vuelo de regreso procedente de un país caribeño (que envidia!), comenzó con fiebre alta, cefalea y malestar general con dolorimiento osteoarticular; el cuadro le duró unos 4 días, según me contó.

Es difícil no acertar que el cuadro corresponde a un caso de gripe. Y por el contexto epidemiológico actual, de gripe A. Ella lo sabía, y para no ser víctima de la cascada diagnóstica y terapéutica que establecen los protocolos, no dijo nada a la tripulación del avión ni luego al tomar tierra a los funcionarios de aduanas ni a los trabajadores de AENA.

Como no todos los pacientes reaccionan de la misma manera, y como parece hasta lógico que lo habitual sea dejarse llevar por el pánico actual e incluso reclamar pruebas y medicinas para esta nueva gripe, me resultó curioso su forma de afrontar la situación. Y le pregunté porqué.

¿No decís los médicos que esta gripe es como la gripe de toda la vida? ¿Para qué iba a decir nada, para que me aislaran y me miraran como un bicho raro? Yo me fui a mi casa y me quedé allí hasta que la fiebre se me fue pasando. Lo único que maldigo ¡es que me pasara durante las vacaciones!

Pues eso…

(Imagen extraída del post “¡Qué pesaditos los de la pandemia!“, de “Mafius Blog”)

Pero no queda ahí la cosa. Leemos una noticia en Ecodiario. Ojo a las palabras clave (en negrita):
El catedrático de medicina interna de la Universidad de Valencia, Rafael Carmena, manifestó hoy que “es importante” que los obesos se vacunen contra la gripe A, dada sus problemas “para la ventilación pulmonar”, lo que ocasionaría “dificultades de defensa” contra el virus H1-N1, con un “tropismo especialmente intenso hacia los pulmones”.
Además, el experto explicó que en las personas obesas es “muy frecuente encontrar déficit de vitamina D en sangre” a causa de su “secuestro” por parte del tejido adiposo, cuando es esta vitamina la que “regula el sistema de las defensas inmunes del individuo”. Por ello, una persona obesa que tenga menos vitamina D en la sangre de lo aconsejable ve reducida su “capacidad de defensa frente a agresiones externas”.
Estas declaraciones fueron realizadas por Carmena en una rueda de prensa en la que también intervinieron el catedrático de Medicina Interna de la Universidad Complutense de Madrid y presidente del Instituto Danone, Manuel Serrano-Ríos, y el doctor en Farmacia José Antonio Mateo, que participan en la Escuela de Nutrición ‘Francisco Grande Covián’. ‘Nutrición y Salud Pública. Desde la Antropología a los alimentos funcionales’ de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP).

Sólo un dato: Densia contiene Vitamina D. Actimel “dicen” que estimula las defensas. Ambos son de Danone. ¿Coinciden las palabras marcadas en negrita?
Sin palabras me quedo…


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s