Programas del niño sano y prevención cuaternaria


Declaración de los derechos del niño de la UNICEF

Principio 2

El niño gozará de una protección especial y dispondrá de oportunidades y servicios, dispensado todo ello por la ley y por otros medios, para que pueda desarrollarse física, mental, moral, espiritual y socialmente en forma saludable y normal, así como en condiciones de libertad y dignidad. Al promulgar leyes con este fin, la consideración fundamental a que se atenderá será el interés superior del niño.

Prevención cuaternaria

Conjunto de actividades sanitarias que atenúan o evitan las consecuencias de las intervenciones innecesarias o excesivas del sistema sanitario.

Programa del niño crónicamente sano

Programa de salud en el que se pretende, mediante una estrategia, consentida por todos, de medicalización precoz, buscar indicios en el niño de que persiste indefinidamente sano, a pesar nuestro (el sistema sanitario) y sus padres.

(Imagen extraída de la web «Cuervo Blanco«)

Disfunción sexual. Con el amor no se juega



Noticia que me sobresalta:

La mitad de los extremeños padecen disfunción eréctil

¿Seré yo uno de los agraciados? ¿Cara o cruz?

Aunque luego caigo que no soy extremeño, sino andaluz. Busco en internet y encuentro, para mi desazón, que la cosa sigue siendo preocupante: 4 de cada 10 andaluces sufre este mal. Pero da igual de qué región de España sea, porque todos estamos infectados (increíble el eco que se hacen los diarios de este tipo de noticias…). Debe ser una pandemia, ¡horror!
Después de sobreponerme, intento buscar algo más de información al respecto. Y resulta que encuentro esta nota de prensa multicolor, con múltiples logos de organizaciones sin ánimo de lucro (excepto una, adivinen cuál) participantes: la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN), la Asociación Española de Andrología, Medicina Sexual y Reproductiva (ASESA), el Centro Interdisciplinar de Psicología y Salud (CIPS), y la Asociación Española para la Promoción Integral de la Salud Sexual (APISS). Nota de prensa alojada, por casualidad, no crean, en la página web de Lilly, fabricante de Cialis.
La maquinaria mental comienza a moverse. No trascienden muchos detalles metodológicos del estudio, así que no podemos hacer una lectura crítica. Aunque sí que surgen dudas. Son pacientes atendidos en consultas de Atención Primaria, pero ¿qué tipo de pacientes? ¿Cómo los seleccionaron, al azar o de forma intencionada? ¿Con qué cuestionario midieron si los pacientes tenían disfunción sexual (¡por favor, decidme que no fue éste!)? ¿Corrigieron los rsultados por edad (ya que no es lo mismo para un hombre de 85 años que para uno de 30, digo yo)?¿Se tuvo en cuenta la medicación (ya que dicen que algunos medicamentos producen problemas de erección…)?
Intento buscar algo sobre los investigadores. En el comunicado de prensa dicen formar parte de otra asociación, en este caso la Asociación para la investigación de Disfunciones Sexuales en Atención Primaria (AIDS-AP). Uno de los investigadores, Lorenzo Giaro, es su presidente. Ya hace unos años se mostraron igualmente muy preocupados por las mujeres, al publicar un estudio de validación de un instrumento para valorar la conocidísima disfunción sexual femenina. Los resultados del estudio con el que utilizaron este cuestionario me imagino que serían los que presentaron en el congreso mundial de otra conocidísima no-enfermedad, la menopausia: ¡ligar ambos ejemplos paradigmáticos de hasta donde llegan las argucias del marketing farmacéutico es todo un acierto!
Más tranquilo aún me quedo cuando compruebo que el «miedo al gatillazo» ya fue explotado años antes
Un favor pediría yo: dejad a los miembros y a las miembras tranquil@s… Con el amor no se juega.

(Imagen de la moneda extraída del blog «Soy un curioso!» ; la del gatillazo, de la web de Forumclinic)

Para prevenir el contagio por gripe, aislamiento social


Me llega a casa, entre todas las cartas, la siguiente publicidad:

Y se me viene a la cabeza un artículo de unos argentinos:

En este contexto, la medida de aislamiento social refuerza y legitima un temor que ya estaba instalado en la sociedad: temor a lo desconocido, a lo nuevo, a aquello acerca de lo cual sabemos muy poco.

En su “Ensayo sobre la ceguera”, José Saramago plantea una tesis en torno al terror a lo desconocido e inexplicable. En la novela, toda la humanidad padece una enfermedad que la va dejando ciega, situación que se complica con el miedo al contagio y donde emerge la degradación y mezquindad de la condición humana en situaciones extremas. ¿Una profecía autocumplida?

La profecía de Saramago. Por Spinelli, Alazraqui y Anahi, docentes de la Maestría de Epidemiología, Gestión y Políticas de Salud de la Universidad Nacional de Lanús, Argentina. El Argentino.com


La maquinaria de “descubre tu frustración-yo te alivio…”


Con este sugerente subtítulo, Galo Sánchez Robles, antiguo subdirector de farmacia del Servicio Extremeño de Salud y actual director de la Oficina Extremeña de Información y Evaluación de Medicamentos, además de seguidor de este blog y «cededor» habitual de material para el mismo, presentó hace unos meses a los profesores de un colegio de Trujillo las distintas estrategias con las que la industria farmacéutica y los que conniven con ella están consiguiendo medicalizar nuestra sociedad.
El fármaco y la salud como bienes de consumo.
No tiene vuelta de hoja.
Al menos conviene saber qué terreno pisamos…
Me quedo con la cuarta diapositiva:
LAS SEIS ESTRATEGIAS PARA EXPANDANDIR LAS ENFERMEDADES SE LLEVAN A CABO:
1) Promoviendo la ansiedad de los futuros “enfermos-sanos”.
2) Ampliando la prevalencia de enfermedades.
3) Redefiniendo continuamente las enfermedades en términos de variables intermedias o de un insignificante resultado en salud.
4) Promoviendo de medicamentos agresivos para el tratamiento de síntomas benignos de enfermedades.
5) Introduciendo nuevos diagnósticos cuestionables.
6) Promoviendo medicamentos de primera línea como solución a problemas que no son médicos.
Y con este aviso a navegantes de este y otras bitácoras:
Con pequeños cambios en el formato, la industria farmacéutica viene introduciéndose desde 2002 en muchos departamentos de las Administraciones Sanitarias españolas y en los ámbitos de la comunidad de profesores de educación primaria y secundaria.
Saludos

Para combatir la heladoterapia, risoterapia


Hace unas semanas, este mismo verano, cuando apretaba el calor, escuchaba una entrevista a un famoso heladero valenciano, un tal Félix, que un buen día comenzó a elaborar y vender helados con propiedades terapéuticas. Heladoterapia, lo dio a llamar.
Helados para enfermedades «tan graves» como la celutitis (centella asiática usa este señor), los gases (anís verde), el estrés (valeriana), el exceso de grasas (fucus), el insomnio y la impotencia (qué obsesión con el miembro, por favor!). Con productos naturales, todos ellos con propiedades terapéuticas (¿todos ellos? Algunos, pocos… la mayoría o no se han probado o incluso se desaconsejan) que han sido usados por nuestros abuelos y bisabuelos y antes de ellos por nuestros tatarabuelos… cuando no había otra cosa, claro. Productos naturales que no están exentos de efectos adversos, interacciones y potenciales problemas de salud. Sin ningún tipo de control sanitario, es de suponer. No veo yo a la dependienta de helados asesorando sobre los potenciales efectos hipertiroideos del fucus (como tampoco lo veo ni lo hacen en las herboristerías, por otra parte…).
Según el inventor de remedios, «el secreto está en crear una mezcla de plantas para combatir el mal deseado y luego añadirles algunos ingredientes que mejoren su aroma». Más o menos como Panoramix (foto).


Va, desde luego, muy en la línea de otras terapias de muy reconocidos efectos para la salud, como la colorterapia, la chocolaterapia, etc.

Está claro que me equivoqué de carrera… Para vivirse de risa!


Crítica al concepto holístico de salud



Concepto holístico de salud de la OMS (1946): estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de infecciones o enfermedades.

Crítica al concepto:
La salud ya no es más asunto privado, entendida como «ausencia de enfermedad» por una medicina en la que aparentemente armonizaban la ciencia, el arte y el sacerdocio; la salud es ahora cosa pública, objetivada como «bienestar» según una atención médica en la que notablemente confligen la industria, el comercio y la política.

Texto extraído de: Mainetti JA. La medicalización de la vida. Electroneurobiología 2006; 14 (3), pp. 71-89. Disponible en: http://electroneubio.secyt.gov.ar/medicalizacion_de_la_vida.pdf
Imagen: Psico-Web.

Mi pequeño homenaje a Mercedes Sosa, por iluminar el sendero de la lucha

Moobing en France Telecom: no pasa nada


En France Telecom parece que tienen problemas con los empleados. Los curritos de la compañía están sintiéndose un poco mal porque sus jefes les exprimen más de la cuenta. Algunos incluso se suicidan en presencia de sus propios compañeros… «Cosas de la privatización de los servicios públicos y de la globalización del mercado, usted sabe de lo que le hablo», parece decir Sarkozy en la foto (extraída de «infobae.com«).
Pero no pasa nada: la empresa ha tomado medidas. Como tienen dinero (en plena crisis han obtenido 2559 millones de euros en beneficios en el primer semestre de 2009), no importa tapar agujeros a golpe de talonario. Se han estirado y han contratado médicos y psicólogos con fines terapéuticos.
Me quedo más tranquilo que se les haya contratado con fines terapéuticos… Si no llegan a poner la coletilla hubiera pensado que era para asistir médicamente los suicidios, ya se sabe, para darle seriedad al proceso. Pero no, hombre, no seamos mal pensados, el fin es terapéutico. O sea, medicar. Un poquito de Prozac y Trankimazin y p´alante. Siempre es mejor drogar a los insurgentes a inadaptados que mejorar las condiciones de trabajo.

Especialistas en gripe A: la paranoia


A los de grupo gripe y calma nos ha dado envidia de todos los oportunistas como éste, que en este río revuelto están pescando buenas piezas. Como resulta que en el equipo tenemos médicos de familia, pediatras, farmacéuticos, especialistas en cuidados a domicilio, microbiólogos, epidemiólogos, y hasta economistas y especialistas en marketing, hemos decidido montar nuestro propio chiringuito en torno a la gripe. Lo hemos llamado «AIG Direct» (Atención Integral a la Gripe Directa). Hemos susbcontratado los servicios de una clínica privada a punto de quebrar, a algunos residentes y a un par de médicos extranjeros extracomunitarios.
Ayer tuvimos nuestra primera cliente. Era una mujer, de mediana edad, muy insegura y que vivía sola, o si tenía marido como si nada. Llamaba porque tenía síntomas que pudieran ser compatibles con «la gripe esa», y quería saber si podíamos ir a casa (no quería ir a su centro de salud para que aumentaran las posibilidades de contagio, ni quería esperar tanto tiempo a que la vieran, con lo mal que ella estaba) y hacerle «la prueba de la gripe» (cual anunciantes de mister proper con «la prueba del algodón»). Un equipo nuestro se desplazó y le hizo la prueba, pero dio negativa. Le advertimos que aunque diera negativo que aún así podía tener la gripe. Ella se asustó. Quería tener la seguridad de no tener gripe. «Para eso, señora, tendríamos que hacer otra prueba más fiable pero mucho más cara«. «No pasa nada, lo pago». «Perfecto, señora». «Otra cosa. ¿Y si soy de esas personas de los grupos de riesgo». La señora no era obesa, ni tenía antecedentes de ningún tipo, pero como «la gente sana son enfermos que se ignoran», le ofrecimos nuestros servicios para hacer un despistaje de todas las enfermedades consideradas de riesgo. La mujer accedió. Para trasladarla a la clínica, «en su estado, señora, mejor en ambulancia», nuestra, por supuesto, una UVI móvil medicalizada de segunda mano pero adecentada para la ocasión. Le hicimos un TAC torácico y cerebral, un ecocardio, una electromiografía, una prueba de esfuerzo, un Holter, una espirometría forzada, una impedanciometría, una biopsia hepática guiada por eco, un TAC abdominal para comprobar si tenía bazo, un analí completo de sangre y orina, una prueba de tolerancia oral a la glucosa, la pesamos y la tallamos. Como le descubrimos una estenosis aórtica leve asintomática, le advertimos que, en principio, estaba dentro de los grupos de riesgo, así que le administramos la primera dosis de antivirales, y comenzamos con un seguimiento telefónico a demanda para controlar la aparición de síntomas de severidad. Claro está, esta tarea se la encomendamos al residente.
Con pacientes como esta, en pocos días amortizamos la inversión inicial. De oro nos vamos a poner…

Cocktail Molotov: Fast food grasiento, chicas explosivas y un poco de jeta


Si tuvieras que ponerle nombre a un restaurante de comida rápida con torres de hamburguesas grasientas con cuádruple ración de queso, servidas por mujeres cuyo escote está a punto de saltar por los aires y con faldas de infarto… ¿cómo lo llamarías?

Lógico: Heart Attack Grill.

¿Su menú? Sencillísimo:

(Imagen del blog «Death by 1000 papercuts«)


Suficiente para notar como las arterias comienzan a obstruirse: hamburguesas tamaño XXL, refrescos extradulces, bufé libre de patatas fritas en grasa de cerdo y, por si fuera poco, un paquete de cigarrillos sin filtro como postre. (Texto extraído de la web de ocio «El tío calambre«).

¿Las camareras? Como sacadas de una peli X.

(Imagen de la web «The examiner«)

¿Y el dueño? Mejor sin comentarios, ¿no?

(Imagen extraída de «The Telegraph«)



Formas de afrontar la gripe A


La semana pasada volvía de vacaciones la administrativa de la Unidad Docente. Días antes, coincidiendo con el vuelo de regreso procedente de un país caribeño (que envidia!), comenzó con fiebre alta, cefalea y malestar general con dolorimiento osteoarticular; el cuadro le duró unos 4 días, según me contó.

Es difícil no acertar que el cuadro corresponde a un caso de gripe. Y por el contexto epidemiológico actual, de gripe A. Ella lo sabía, y para no ser víctima de la cascada diagnóstica y terapéutica que establecen los protocolos, no dijo nada a la tripulación del avión ni luego al tomar tierra a los funcionarios de aduanas ni a los trabajadores de AENA.

Como no todos los pacientes reaccionan de la misma manera, y como parece hasta lógico que lo habitual sea dejarse llevar por el pánico actual e incluso reclamar pruebas y medicinas para esta nueva gripe, me resultó curioso su forma de afrontar la situación. Y le pregunté porqué.

¿No decís los médicos que esta gripe es como la gripe de toda la vida? ¿Para qué iba a decir nada, para que me aislaran y me miraran como un bicho raro? Yo me fui a mi casa y me quedé allí hasta que la fiebre se me fue pasando. Lo único que maldigo ¡es que me pasara durante las vacaciones!

Pues eso…

(Imagen extraída del post «¡Qué pesaditos los de la pandemia!«, de «Mafius Blog»)

Pero no queda ahí la cosa. Leemos una noticia en Ecodiario. Ojo a las palabras clave (en negrita):
El catedrático de medicina interna de la Universidad de Valencia, Rafael Carmena, manifestó hoy que «es importante» que los obesos se vacunen contra la gripe A, dada sus problemas «para la ventilación pulmonar», lo que ocasionaría «dificultades de defensa» contra el virus H1-N1, con un «tropismo especialmente intenso hacia los pulmones».
Además, el experto explicó que en las personas obesas es «muy frecuente encontrar déficit de vitamina D en sangre» a causa de su «secuestro» por parte del tejido adiposo, cuando es esta vitamina la que «regula el sistema de las defensas inmunes del individuo». Por ello, una persona obesa que tenga menos vitamina D en la sangre de lo aconsejable ve reducida su «capacidad de defensa frente a agresiones externas».
Estas declaraciones fueron realizadas por Carmena en una rueda de prensa en la que también intervinieron el catedrático de Medicina Interna de la Universidad Complutense de Madrid y presidente del Instituto Danone, Manuel Serrano-Ríos, y el doctor en Farmacia José Antonio Mateo, que participan en la Escuela de Nutrición ‘Francisco Grande Covián’. ‘Nutrición y Salud Pública. Desde la Antropología a los alimentos funcionales’ de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP).

Sólo un dato: Densia contiene Vitamina D. Actimel «dicen» que estimula las defensas. Ambos son de Danone. ¿Coinciden las palabras marcadas en negrita?
Sin palabras me quedo…