Por fin, la tesis publicada


Cuatro años de mi vida trabajando sobre este proyecto, muchos salientes de guardia sin descansar, muchos madrugones, días de libre disposición y vacaciones no disfrutadas, tardes enteras enfrascadas con la pantalla del ordenador, muchos kilómetros en el cuerpo yendo de centro en centro grabando consultas, cerca de 250 vídeos de encuentros clínicos evaluados, cientos de horas de peleas con el SPSS, desencuentros y encuentros con los directores de tesis hasta la hora antes de presentar la misma delante del tribunal… Ya hace casi dos años me quité ese gran peso de encima y como recompensa me erigieron como “doctor” (aunque el título sirva para poco más que para ocupar un espacio en la pared de mi habitación de estudio). Quedaba la espinita de verla publicada en una revista. Y por fin, esta semana llega. Es como pagar una deuda. ¡Qué a gustito se queda uno!


Papá Farmaindustria sale al i+rescate


Los cambios que se han dado en España en materia de investigación, desarrollo e innovación en los últimos veinte años han sido espectaculares, a nadie se le escapa. La creación de un ministerio cuyas competencias casi exclusivas son el fomentar este campo prometía una era de plata, como auguraba “Nature” hace ahora 2 años.

Sin embargo, nos topamos una vez más con la realidad. La excusa puede ser la crisis económica. Descenso en la inversión, recortes drásticos en las convocatorias de ayudas a la investigación por parte del Instituto Carlos III, desencanto, protestas… No es de recibo que ulíseos profesionales que lleven a cuestas una trayectoria increible vuelvan a su país atraído por los cantos de sirena y al cabo de poco tiempo declaren que  «volver de EEUU fue cambiar una máquina perfecta por un coche del siglo XVIII».

Si esto es así para los investigadores “básicos”, pensad en la investigación clínica y epidemiológica. No sé si hablar de retroceso, cuando en realidad no se ha avanzado tanto en los últimos años.

Ahora, repito, el problema es que no hay fondos. Y para salvar la investigación de su segura muerte por inanición recurrimos a papá farmaindustria. 180 millones de euros en 3 años.

Leemos en Acta Sanitaria más detalles:

Programa +i de Cooperación con las CCAA

La industria farmacéutica en España ha puesto en marcha el Programa +i de Cooperación con las Comunidades Autónomas, enmarcado en el Entendimiento alcanzado con el Gobierno en marzo de 2009, por el que, entre otros compromisos, FARMAINDUSTRIA asumió la creación de un fondo de 180 millones de euros en tres años para proyectos de cooperación con las Comunidades Autónomas, en coordinación con el Ministerio de Sanidad, con el fin de impulsar la investigación clínica y traslacional en el ámbito biomédico.

Los proyectos incluidos en este Programa +i deben reunir una serie de características: Proyectos de carácter horizontal o transversal: se da preferencia a programas o plataformas de soporte a la investigación, con especial atención a los aspectos de gestión e infraestructura. El dinero aportado no será utilizado para financiar proyectos de investigación sobre medicamentos específicos; mutuo interés (¿a qué se referirán con ésto?); mecanismos institucionales, pues la forma de gobierno de los proyectos y sus reglas de funcionamiento deben ser compartidas; las estructuras resultantes de los proyectos tendrán vocación de permanencia, pero el compromiso de financiación será de hasta tres años; y, además, deben provocar sinergias con otros programas nacionales de investigación biomédica (Instituto de Salud Carlos III) e internacionales (especialmente, la Innovative Medicines Initiative, IMI, y VII Programa Marco de la UE).

Áreas prioritarias y financiación

Las Comunidades Autónomas han considerado cuatro áreas prioritarias de colaboración: 1) programas y estructuras de soporte a la realización de ensayos clínicos; 2) programas y estructuras de soporte a la investigación clínica en Atención Primaria; 3) programas regionales de biobancos; y 4) inversiones y mejoras en centros hospitalarios para su acreditación como Institutos de Investigación Sanitaria.

En cuanto a la programación financiera del Programa +i se articula en tres fondos independientes: Fondo 1, por valor de 50 millones de euros, correspondiente a aportaciones de 2009; Fondo 2, por valor de 60 millones de euros, correspondiente a aportaciones de 2010; y Fondo 3, por valor de 70 millones de euros, correspondiente a aportaciones de 2011.

Pero a mi, como también a Vicente Baos, me siguen surgiendo dudas. ¿Qué resultará de todo esto? ¿Qué recibe Farmaindustria a cambio de estos acuerdos? ¿Está garantizada la independencia en las líneas y proyectos de investigación que resulten de estas ayudas? ¿Cómo cristalizarán estas ayudas? ¿Llegarán a los investigadores de a pie? Si se crea infraestructura con estos fondos, ¿qué pasará cuando dentro de tres años se cierre el grifo de farmaindustria?


Seminarios web gratis para sacarle partido al SPSS


La palabra SPSS nos da miedo. Al menos a los que nos costaba mucho trabajo aprobar por los pelos las mates en el colegio. Por muchos cursos que hayas hecho, no sabes ni cómo meterle mano. De la t de student y la chi-cuadrado no salimos… Penoso.

Para los torpes como yo, SPSS nos regala con una serie de webinars (seminarios en la web) donde no nos van a quitar el miedo ni nos van a dar las soluciones que andamos esperando, pero al menos nos hace ver que poder poder se puede. Y que el universo de cosas que se puede llegar a hacer con sus productos es alucinante. Por eso mismo lo hacen: lo que te muestran es una especie de anzuelo. Si picas terminas comprándole la versión 18 del módulo de estadística, el modeler 13.0, etc. Y terminas yéndote un par de veces a Madrid a que ellos te formen. Total: unos cuantos euros de nada… El alto precio a pagar para no pelearte más con el esepeeseese, supongo.

Abajo os paso la lista de webinars que se pueden hacer, de forma gratuita. Sólo precisas registrarte e instalarte el Web-Ex, una herramienta que te permite mantener reuniones virtuales y ver videos online. Preferiblemente verlo en un ratito libre, sin niños a la vista, y con unos auriculares, ya que requiere cierta concentración

Por lo pronto ya le he mandado un correo a la gerente del área para que vea el de análisis predictivo. La aplicabilidad  que tiene va desde la optimización de los recursos, hasta el control del gasto farmacéutico, pasando por la identificación de patrones que nos permitan desvelar abusos o desviaciones fraudulentas en la utilización de los recursos sanitarios. ¡Toda una mina!


Pleasy, speak slowly and write easily


Nuestro amigo Luis Lozano, tutor de Mérida, nos anima desde su siempre interesante blog a que pidamos a la todopoderosa Medline que los resúmenes publicados en la base de datos de PubMed se traduzcan al castellano. Nada desdeñable petición, ya que el número de investigadores castellanoparlantes es creciente. Un pasito más para ganarle terreno a la anglo-omnipresencia.

Como es lógico, apoyamos la iniciativa. Pero ¿cómo hacerle llegar la solicitud a estos dioses? Luis nos comunica la fórmula. Tan fácil como darle a este link, y rellenar los campos (como sugerencia):

Subject:    Spanish translations

Comment:    Please: we need an automatic spanish translation for abstracts of PUBMED. Gracias.

Hace un par de años, Jose Miguel Bueno, médico de familia murciano y por aquel entonces responsable de Internacional de semFYC, propuso a WONCA Europe que en las actividades de los congresos de esta entidad se practicara una especie de slowly english, o sea, h  a  b  l  a  r      u  n       p  o  c  o      m  á  s     d  e  s  p  a  c  i  o, para que todos pudiéramos entender mejor al ponente. Algo así como lo que nos propone Aute en su clásico Slowly

Pues igual las revistas, en vez de traducir automáticamente sus resúmenes al castellano para que los entendemos, podrían pedir dentro de sus normas de estilo que los autores manejaran un easy english, un inglés menos técnico y más universal. Así al menos practicamos el inglés ¡pero sin dejar de leer y, sobre todo, entender!

¡Gracias, Luis!


Argumentos frente a la omnipresencia social de la innovación


Los progresos científicos animan la evolución social, a su vez la sociedad respalda la investigación. En el caso particular de la investigación médica, la sociedad acepta con facilidad las innovaciones por cuatro razones: Por una parte, por el prestigio y el poder que ostentan los profesionales, que están protegidos por el mandato social; en segundo lugar, la innovación, cualquier innovación, se presenta como superior a lo reemplazado; en tercer lugar, innovar es consecuente con los valores culturales predominantes, y, por último, el culto a la salud es una ideología poderosa en las sociedades modernas y laicas, con un amplio poder de convocatoria, especialmente entre las clases medias, las cuales han perdido sus lazos con la cultura tradicional y se sienten cada vez más inseguras en un mundo que cambia con rapidez.

Luis Palomo Cobos. Virtud y virtuosismo de las nuevas tecnologías en Atención Primaria. Boletín OPiniones, OSALDE (Asociación por el derecho a la salud) 2006.