Formación médica (dis)continuada y condensada


El otro día me llaman por teléfono a la unidad docente donde trabajo:

«Oiga, llamo del centro de salud X, soy fulano. Quisiera saber los cursos que están programados para este año»

«¿De la Escuela de Estudios de Ciencias de la Salud, de Fundesalud o los propios de la Gerencia

«Me da igual, todos»

«Pues es cierto, da igual, sólo podemos informarles de alguno de los cursos que organizamos desde la Gerencia, pero los de la Escuela y los de Fundesalud no están aún »

«¿Que estamos a finales de Enero y aún no está listo?»

«… pues sí…»

«¿Y no le parece un poco vergonzoso que a estas alturas no sepamos nada? Luego antes del verano y a final de año lo pondréis todo junto, de manera que es imposible al final ir a casi nada, y como no ponéis sustitutos pues al final de formación nada»

«… pues sí…»

Tierra trágame. Pensé.

Iba a explicarle el largo proceso desde que en mayo les pedimos a los equipos de AP que elaboraran y nos remitieran los programas formativos intracentro y las fichas de identificación de necesidades formativas sentidas, hasta que las analizamos y comenzamos a gestionar los cursos, planificamos el año docente y priorizamos qué cursos hacer desde la propia gerencia y cuáles desde la escuela, y que después ésta debe a su vez analizar la oferta de otras áreas, y luego otra vez planificar y cuadrar el presupuesto, y después mandar a publicarlo en el diario oficial de extremadura, y por último la difusión de vuelta a las unidades de las áreas para que éstas a su vez publicitemos la oferta docente a los centros. Pero desistí. Si en realidad llevaba razón…

Estuve en ese momento a punto de ponerme a relatar las veces que llega la información cuando se ha acabado el curso, o las que se solapan dos actividades al mismo tiempo (como aquel taller de MBE que iba a dar yo y que tuve anular por falta de discentes, cuando Fundesalud estaba esa misma semana celebrando otro curso igual en Badajoz; o como cuando el mismo día y a la misma hora, en Cáceres y en Plasencia, distantes sólo 75 kms, se celebraron sendos seminarios sobre fármacos en el embarazo). Sin embargo, ¿para qué, salvo para desahogarme?

También estuve tentado de decirle que no era para ponerse así, que ni la Escuela Andaluza de Salud Pública ni la Fundación Jordi Gol i Gurina ni la Fundación para la Formación de la Organización Médica Colegial, por citar ejemplos, tienen aún colgados sus programas formativos para el 2010. Pero, claro, necio me podría haber llamado, con razón.

Y de los sustitutos… bien, de los sustitutos mejor no hablamos hoy, lo dejamos para otro día, ¿vale?


Aclaraciones al Cheque-Master


Curiosa coincidencia. O efecto de nuestro imparable ascenso.
El caso es que también me han respondido, al igual que a Antonio hace unos días, reclamando «el derecho a la réplica». Es lo que tiene hablar tanto: «en boca cerrada no entran moscas», dicen. Y es que a veces, es mejor callarse. Pero me pasa como a esta chica: «para ser sinceros, yo prefiero que me callen ;)». ¡Qué le vamos a hacer!
En respuesta al post «Master del Universo en Climaterio«, el director del master aludido nos hace llegar este e-mail aclarando el curioso sistema de financiación formativa conocido como «Cheque-máster». He aquí sus palabras:
Estimados amigos de Saludyotrascosasdecomer,
He tenido la oportunidad de leer los comentarios sobre Master en Climaterio y Menopausia en vuestro interesante blog y considero necesario haceros algunos comentarios. En primer lugar, agradeceros la mención ya que contribuye a difundir esta iniciativa.
Entiendo que esteis sorprendidos por la puesta en marcha de una herramienta tan novedosa como los cheques de formación y creo que, en contrapartida a vuestros comentarios, mereceis al menos una explicación. Este curso nace desde una sociedad científica internacional, la IMS, con el apoyo progresivo de otras sociedades científicas, contando con los correspondientes avales y créditos profesionales. El soporte académico fue puesto en marcha exclusivamente por iniciativa de un grupo de profesionales, líderes mundiales de opinión, que figuran en la página Web dentro del cuadro de profesores de honor, con el apoyo de otros que han sido simplemente autores.
A diferencia de otras iniciativas de formación que arrancan con el patrocinio de compañías farmacéuticas con el inconveniente de la pérdida de independencia que se produce cuando esos “departamentos médicos” revisan los contenidos finales, Master en Climaterio no cuenta con ningún patrocinio, lo que nos ha permitido abordar todos los aspectos, no sólo diagnósticos, sino también terapéuticos con la máxima objetividad e independencia.
Dado que nuestras Instituciones Sanitarias no consideraron en su día la formación en materia de menopausia como un tema prioritario ni en la Universidad ni en la Especialidad de Ginecología, muchos de los contenidos que se ofrecen en el curso tardan tiempo en recopilarse en otras enseñanzas académicas. Por ello, cuando los profesionales quieren formarse, deben costearse el curso, bien por sus propios medios o con el apoyo de alguna compañía farmacéutica que a modo de beca le subvencione una parte de esa formación. El instrumento comercial para hacerlo que hemos considerado más operativo es el Cheque-Master.
Hay más de una docena de compañías que han aportado su granito de arena para ayudar al profesional a costear su formación y hasta el momento, ninguna nos ha preguntado ¿cómo queda mi producto en los contenidos del curso?.
Finalmente y tras revisar vuestros comentarios me ha parecido oportuno clarificar el mensaje que aparecía en la página Web del Master ya que, probablemente, no estaba suficientemente claro. De ahí el origen de vuestros comentarios.
Por último, felicitaros por una iniciativa que contribuye sin duda a mejorar el panorama sanitario de nuestro país.
Recibid un cordial saludo,

Alejandro Santos

Nuestra respuesta: además de agradecer, como está mandao, el detalle del correo y su tono, pues erre que erre con el tema de la transparencia y las declaraciones honestas de conflictos de intereses (herencia de uno de mis maestros, Rogelio Altisent). ¡Y es que estoy de un pesao últimamente!
(Imagen extraída del blog «Macc Rulez«)

Master del Universo en Climaterio


Estamos acostumbrados a que sea en una parte nada despeciable la Industria Farmacéutica, en connivencia con la administración y con los profesionales sanitarios, los que organicen y financien nuestra formación.

Lo hacen de muy diversas maneras. En la mayoría de ellas, conocemos directa o indirectamente cómo es la participación de la compañía farmacéutica, de manera que la transparencia nos permite sumarnos o no a la actividad en función de nuestras propias escalas de valores y escrúpulos.
Sin embargo, a veces no está clara la participación de la industria, porque no es explícita. Aunque sabes que está ahí, porque por lo demás no se entiende casi que se pongan en marcha actividades como esta:

Claramente hay financiación por laboratorios «comprometidos en la formación continuada» a través de una curiosa modalidad: los «cheques-máster». ¿Pero qué laboratorios?
Por supuesto, siempre está la posibilidad de hacer el máster sin recurrir a los cheques.
De los contenidos del máster, sin entrar en detalles, sí que nos gustaría destacar la importancia de unos capítulos en el que los expertos nos aclararán los «Malentendidos o errores en Enfermedad Cardiovascular» y los «Malentendidos o errores en Osteoporosis», y nos aleccionarán sobre «Disfunciones sexuales femenina y tratamiento».
¡Qué sería la vida sin estos imprescindibles másters del universo!

PD: En un reciente artículo editorial publicado en Atención Primaria, los chicos del PAPPS nos recuerdan que fue la Asociación Española de Estudios para la Menopausia, curiosamente, junto con la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia, la que el verano pasado nos sorprendiera con una nota de prensa en la que nos intentan convencer de que la Terapia Hormonal tiene un efecto favorable a nivel cardiovascular y metabólico si es administrada hasta los 60 años, en mujeres sin patología previa, a pesar de que varios estudios, como se analiza en el citado editorial, apuntan a lo contrario. Nosotros, como los amigos del PAPPS, nos preguntamos también porqué. ¿Casualidad?
(Imagen extraída de «El blog de Berni«).

¿Educar o formar a los profesionales sanitarios?


Esta mañana escuchaba a Juan Ramón Lucas en Radio Nacional entrevistar al Defensor del Paciente de Extremadura, Jose Ramón Hidalgo, al hilo de un taller («Humanización de la Sanidad: Hacia una información de calidad a pacientes«) que se celebrará hoy en el congreso de hospitales que está teniendo lugar en Cáceres.

Al parecer, los defensores del pueblo de varias comunidades autónomas están de acuerdo en que nuestra sanidad funciona en general bien y que tenemos un sistema sanitario bueno, pero «deshumanizado«. La deshumanización de la sanidad… Gran tema de discusión, ¿verdad?

¿Qué proponen para darle la vuelta a esta situación? Entre otras cosas, hablaba este señor de la necesidad de educar a los profesionales en técnicas de comunicación. No nos centraremos en el objeto de la formación-educación (la comunicación clínica indiscutiblemente humaniza la relación y el sistema sanitario). Sino en el detalle de «educar» o «formar» a los profesionales. Porque curiosamente nosotros no recibimos educación, pero sí que educamos (o creemos educar) a los pacientes.

Para intentar salir de dudas, nos vamos, como no, al diccionario. ¿Qué dice la RAE? La segunda acepción del término «educar» es Desarrollar o perfeccionar las facultades intelectuales y morales del niño o del joven por medio de preceptos, ejercicios, ejemplos, etc. Y la novena de «formar» es Adquirir más o menos desarrollo, aptitud o habilidad en lo físico o en lo moral.

¿Similar? ¿Entonces porqué los profesionales sanitarios no tenemos actividades de educación y sin embargo echamos de menos la educación a los pacientes?

(Imagen extraída del blog de José Joaquín Brunner).

Abordaje integral del paciente polimedicado


Correo Farmacéutico y Diario Médico han creado recientemente una plataforma conjunta de formación online. 


En este aula virtual tendrá lugar un curso llamado «Abordaje integral del paciente polimedicado. Estrategias para optimizar la adecuación terapéutica«. Va dirigido a farmacéuticos, médicos y enfermeras, principalmente del primer nivel asistencial.
Más información sobre el curso:

·Matrícula: GRATUITA por gentileza de Chiesi España.

·Objetivos del curso: Comprender la importancia de la Polimedicación como elemento que influye en la salud de los pacientes. Entender el concepto de adecuación terapéutica como elemento para optimizar el nivel de polimedicación

·Fecha de inscripción: desde 4 de Mayo hasta el 1 de octubre de 09.

·Fecha del curso: desde el 1 de Junio hasta el 16 de Noviembre de 09.

·Fecha examen final: desde el 5 de Octubre hasta el 16 de noviembre de 09.


¿Porqué difundimos este curso?
En primer lugar, porque lo estamos coordinando Antonio Villafaina y un servidor. 
Ego aparte, la razón prinicipal es que entendemos que el fenómeno de la polimedicación es un problema creciente en nuestra sociedad, sobre el cual los profesionales del ámbito sociosanitario precisamos más formación y sensibilización.
Está demostrado que a mayor número de fármacos, mayor probabilidad hay de que alguno de ellos no tenga una indicación clara, o bien se utilice para tratar los síntomas derivados de los efectos secundarios de otros. Todo esto lo que ocasiona son duplicidades, incumplimiento terapéutico, interacciones y efectos adversos. Estos problemas relacionados con los medicamentos producen resultados negativos de salud: ingresos hospitalarios, descompensaciones de enfermedades crónicas, disfunciones, disminución de la calidad de vida 
relacionada con la salud e incluso, según algunos estudios, aumento de la mortalidad. Por no decir de las repercusiones legales, económicas y sociales…
Pero, ¿cuáles son los determinantes de la polimedicación? Muchos estudios y revisiones sólo se detienen en los factores fiosiológicos (el envejecimiento produce alteraciones en la farmacodinamia… y bla bla bla) y físicos (la comorbilidad). Sin embargo, hay otros factores, como son los del propio sistema sanitario (basado en la receta y en el fármaco), psicológicos y sociológicos (creencias personales y del inconsciente colectivo), y sociales (la ruralidad, la soledad, el envejecimiento de la población, niveles socioeconómicos y culturales bajos), que 
inciden en el fenómeno de la polimedicación y que ilustran la necesidad de no olvidar estas circunstancias a la hora de intervenir sobre este problema.

Pero no voy a seguir. Quien quiera más, ¡que se apunte al curso!
Ahí va una de Forges:
(Imagen extraída de la  «Forgesteca«)


QDScore diabetes risk calculator



Julia Hippisley-Cox, de la Universidad de Nottingham, pone a nuesta disposición esta calculadora de riesgo de padecer diabetes en los próximos en función de una serie de parámatros como la edad, el sexo, antecedentes de riesgo (hábito tabáquico, consumo de corticoides, IMC, etc.).
La calculadora ha sido validada y su ecuación se base en este estudio de cohortes publicado en BMJ recientemente:
Un saludo


Método infalible para aprender las arritmias cardíacas


Una forma muy instructiva de aprender el maravilloso mundo de las arritmias cardíacas de una forma que nunca lo olvidarás.

!Viva la pedagogía bien entendida!


La crisis desde la formación


La crisis económica está salpicando a todas las instancias, instituciones, profesiones y ámbitos de la vida. Incluso a la formación sanitaria, tanto continuada como especializada. Sí, puede parece que la formación es una isla a la que no llegan los problemas del día a día. Pero es sólo una suposición infundada: desde luego no está al margen de lo que está sucediendo.

Un efecto que es claramente observable en las estadísticas que no paran de emitir los noticieros y medios escritos de comunicación es el desempleo creciente. La falta de liquidez, el incremento en el gasto social y la dismunución de los aportes procedentes de los impuestos, entre otros factores, hace que la administración también decida no contratar a nuevas personas. Esto lleva a «apañarse» con el personal ya existente.

En el ámbito sanitario la demanda asitencial no tiene freno, y crece todos los años un poquito (o un muchito, según se mire). Si no se crean nuevas plazas ni se sustituye al personal en vacaciones, días de libre disposición o bajas por enfermedad, los titulares e interinos se ven abocados a acumular consultas, sobrecargándose más aún si cabe. Esto probablemente redunde en una peor calidad asistencial. Desde el ámbito de la formación continuada, ¿cómo vamos a planificar ninguna actividad docente? ¿Cómo vamos a esperar que la gente asista a los cursos?

Por otro lado, si los presupuestos en capítulo de personal están congelados o en recesión, ¿qué futuro le esperan a los futuros médicos y resto de especialistas en formación? Hemos formado en los 4-5 últimos años a más de 3500 profesionales médicos que en el próximo mes de Mayo saldrán a un mercado laboral paralizado. Sin posibilidad de trabajar, tendrán inevitablemente que diversificar su espectro de posibilidades, y no me cabe duda de que sabrán adaptarse a la nueva situación, ¿pero podrán aguantar? Si ya de por si el final de la residencia supone una carga de incertidumbre importante, en este contexto social quizá lo será más aún. Y las unidades docentes (en una de las cuales trabajo), nos preguntaremos si tiene sentido la labor que hemos hecho en estos últimos meses y si tiene sentido muchas de las cosas que ahora hacemos…

Un saludo