Orgías periodísticas: la dieta mediterránea y la depresión


El 5 de Octubre, en Público, titular:
El aceite de oliva reduce el riesgo de depresión


En el mismo diario, al día siguiente:

La dieta mediterránea reduce el riesgo de depresión

En realidad, se refieren a la misma noticia, sobre el mismo estudio, pero debe ser que se equivocaron. Y al día siguiente sacaron la misma noticia pero más ampliada y rectificada. «Nunca es tarde si la dicha es buena«, dicen.


Pero es que ni siquiera la dicha es buena. Al tratarse de un estudio de cohortes y no de un ensayo clínico, nunca puede determinar causalidad, por definición, sino en todo caso asociación estadística entre dos variables, lo cual no es lo mismo, señores, no se empeñen, puede parecerlo pero no es lo mismo… No es lo mismo que dos personas estén asociadas a que una sea la causa de la otra, ¿no? Pues aquí igual. Imputar al consumo de dieta mediterránea la reducción del riesgo de sufrir depresión es mucho imputar cuando el estudio en el que se basa no es un estudio experimental: puede haber otros factores que nos «confundan» (como la noche a Dinio).

El titular bien podría ser, ajustándose a definiciones científicas, otro: «El consumo de dieta mediterránea parece asociarse con un menor riesgo de sufrir depresión«. Pero esa es otra historia…

(Imagen del blog de Manuel Segura)

Fármaco del mes: el estrés laboral tiene cura


Inauguramos una nueva sección en el blog, esta vez dedicado a nuevos fármacos para enfermedades nuevas, nuevas indicaciones para viejas patologías, nuevas moléculas que muevan nuestros neurotransmisores y los enloquezcan o ralenticen, nuevas fórmulas para corregir estados pseudomorbosos, todos ellos con un toque de humor, ironía y crítica picaresca.

Comenzamos con un clásico. Un fármaco para los trastornos del ánimo derivados de la sociedad del estrés.

La publicidad del mismo, que os reproducimos abajo, da pistas sobre su utilidad fuera de toda duda.


(Imagen extraída de Flipología)

Después de llevar meses buscando, he logrado encontrar un nuevo fármaco antidepresivo que me está ayudando a entender mejor las cosas de mi empresa y estar más relajado en el trabajo. Desde que lo tomo parezco otra persona, estoy más tranquilo y no me altero por cualquier cosa, soy capaz de organizarme mejor y no tengo tanto trabajo atrasado, incluso estoy haciendo jornada intensiva.
Este nuevo medicamento ya está disponible en todas las farmacias y se vende sin receta. Ah¡, se me olvidaba: va de maravilla para la conciliación familiar.