Trabajadores sanos controlados


Estas últimas semanas, una epidemia ha invadido la consulta. No, no son los virus estacionales (que también), ni las alergias y ataques de asma (que también). Me refiero a los trabajadores que vienen con el informe del médico de empresa, con los resultados de esta modalidad de “control de salud” que, como tantos otros, no tiene ningún fundamento científico.

Cifras de colesterol de 220 en personas sanas sin factores de riesgo, ácidos úricos y niveles de transaminasas hepáticas en los límites altos de la normalidad, poliglobulias con hematocrito del 55% sin ningún tipo de sintomatología, tensiones arteriales de 140/100 determinadas en una única ocasión catalogadas como hipertensión, consejos de derivaciones en tandem a especialistas (neumología-cardiología), pérdidas leves de audición, problemas de visión producidas por la edad, supuestas arritmias diagnosticadas sin un mísero electrocardiograma y con la recomendación explícita de que lo vea lo antes posible el especialista del corazón “queparaesoeselqueentiendedeesascosas”

Por una vez me alegro que las tasas de paro sean tan altas en este país. ¡No puedo ni imaginarme lo que sería ésto con pleno empleo!


2 comentarios on “Trabajadores sanos controlados”

  1. Rafa dice:

    Estimado Enrique: sabiendo que, como en toda ocupación y especialidad medica hay quien hace las cosas bien y mal, incluso regular, la Mayoría de los hallazgos de los exámenes de salud son remitidos al medico de cabecera para su valoración, y en su caso comprobación y tratamiento. Creo que es un proceder razonas y responde a la función del medico de atención primaria. Si en una toma aparece una tensión elevada es evidente que no se debe dar un diagnostico de HTA, igual que lo es que debe repetirse la toma para comprobar si es una toma aislada sin significado. Otros trabajadores acudirán a vosotros al recibir un “asterisco” en un análisis aunque no tenga ninguna importancia.

    Por ello creo que tu comentario es exagerado, no discrimina y minimiza el papel de la medicina de familia

    Otra cosa, en la que seguro estaríamos de acuerdo, es la utilidad de dichos exámenes. Pero hoy por hoy son exigibles por ley.

    Saludos

    • Enrique Gavilán dice:

      Rafa,
      Exigibles por ley, pero no obligatorios. ¿Se le pide consentimiento, aunque sea oral, al paciente para hacerle el reconocimiento? Una cosa no quita lo otro… Los médicos de empresa son tan médicos como yo, y pueden valorar una hipertransaminasemia o una presbicia, y deben saber cuando un asterisco no implica que uno deba ser considerado enfermo o preenfermo o en riesgo de serlo.
      Sin embargo, al igual que sucede con las mujeres, a las que ven en planificación familiar, las embarazadas, a las que ve el matrón, y a los pacientes en situación terminal que ven los compañeros de paliativos, a todos estos pacientes que están en AP preferiría verlos yo, aunque suponga más trabajo. Porque soy médico de familia y fui preparado para atender de forma integral a cada paciente y su familia, en su contexto social, desde la cuna hasta la tumba. Esta concepción, pues, como verás, no implica minimizar a la medicina de familia, sino todo lo contrario…
      Un saludo


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s