Hogares e-saludables para abuelos con los que no sabemos qué hacer


Emilio emigró a la gran ciudad a principios de los 80. En el pueblo la única salida que tenía era ayudar a su padre en el bar de la plaza. En la ciudad pudo alcanzar poco a poco y no sin esfuerzo todo lo que quería: plaza de funcionario, mujer y dos hijos, casa propia en las afueras, dos coches, televisor de última generación para ver los madrid-barça y la última pijada tecnológica con la que entretenerse.

Sus padres se fueron haciendo mayores, y pocos años después de dejar el bar su madre murió de un infarto cerebral. Su padre se quedó sólo, pero realmente era una persona que podía tirar para adelante sólo. Mientras pudiera.

Pero ya iba siendo hora de no poder. Se le olvidaban las citas del médico, dejaba de comer o de hacer las cosas de casa por descuido o intencionadamente, su higiene se resintió y alguna vez los líos con las medicinas le provocaron alguna que otra caída. Este declive no pasó desapercibido a Emilio; no en vano, a pesar de la distancia, era el único de los hermanos que miraba por su padre, y la ciudad no quedaba tan lejos como para ir algún que otro puente o fin de semana al pueblo.

Emilio pensó los pros y los contras de las diferentes alternativas para ayudar a su padre. Traerlo a la ciudad iba a ser un trastorno muy grande para los dos. Si solicitaba alguna ayuda a domicilio probablemente por su nivel de renta no iban a concedérselo. Contratar a una asistenta podría ser buena opción, pero no se fiaba de cualquiera, y en el pueblo las pocas que quedaban libres no eran precisamente las que mejor trabajaban. Y las residencias le parecían deshumanizadas.

Se le ocurrió entonces que la teleasistencia podía ser una buena idea. Un sobrino le había oído hablar de un proyecto que estaban trabajando en su empresa, y le llamó para conocer detalles.

“Mira, tío, se me ocurre que el abuelo podría ser ideal para probar el prototipo de Hogar e-Saludable que estamos desarrollando. Se trataría, en pocas palabras, de adaptar a la casa del abuelo un sistema de sensores que midieran la temperatura del agua de la ducha, de la casa, que detectara si hay fugas del gas o de agua, a la vez que otros conectados a su cuerpo para medir su temperatura corporal, la frecuencia del corazón y monitorizara su ritmo cardíaco y la presión arterial, los niveles de azúcar, etc., y que permitirían detectar cualquier problema. Bueno, cualquiera no, porque en realidad todos los datos van a formar parte de una base de datos que coteja los parámetros medidos con una serie de estándares, algoritmos y protocolos, a través de procesos de minería de datos y análisis predictivo, de manera que podríamos contextualizar e identificar no ya problemas (por ejemplo, un grifo abierto durante un periodo de tiempo anormalmente alto), sino adelantarnos a ellos (por ejemplo, detectar movimientos corporales demasiado lentos o anormales que pudieran propiciar una caída).  Además, el sistema integrado permite programarle mensajes del tipo “Federico, te toca tomarte la pastilla de la tensión”, y mantener videoconferencias con él cuando cualquiera de los dos lo desee. Y si quieres, podemos mandarte estadísticas diarias de todos estos parámetros, así como los datos médicos a un médico especialista de nuestra aseguradora colaboradora en el proyecto y el ingeniero y la trabajadora social de la universidad con la que tenemos convenio. Y, como no, el ya clásico “botón del pánico”, que permitiría al abuelo activar una alarma en la central en caso de problema físico importante o que entraran a casa a robarle.”

Emilio no se lo pensó dos veces. Era la solución ideal. Fue expresamente ese fin de semana a contárselo a su padre, entusiasmado. Pero no encontró ni una palabra de emoción en él. Resignado, se limitó a contestarle que si eso era lo que quería eso es lo que se haría.

Las primeras semanas de andadura del prototipo fueron como una luna de miel. Emilio, como si fuera un nuevo juguete tecnológico, se conectaba casi todas las noches con su padre a través de la videoconferencia, y su padre estaba contento al menos de ver a sus nietos, aunque fuera virtualmente, más veces en un mes que en varios años seguidos.

Pero poco a poco comenzaron los problemas. Los reproches del abuelo porque no iba a verlo nadie se agudizaban, y cada vez era más frecuente que se quejara de “tanto aparato inútil”. El sobrino llamó a Emilio para decirle que su padre había activado el botón de alarma en varias ocasiones por cuestiones banales y a deshoras, y que las teleoperadoras sospechaban que en definitiva eran simples excusas para hablar con alguien, aunque fueran voces desconocidas. Las estadísticas iban avisando fielmente del descenso en la adherencia terapéutica del abuelo, y aunque él hacía intentos de contactar con su padre por videoconferencia, su padre ya no hacía caso.

Un día llamaron a Emilio en hora de trabajo. No pudo cogerlo, pero la insistencia de la llamada le alertó. Los sensores habían ido dejando de funcionar, uno a uno, hasta que ya no había señal alguna. Habían intentado ver a través de las cámaras qué pasaba, pero no funcionaban. Llamó a casa para decir que iba a ver qué pasaba. En hora y media se presentó en la casa de su padre.

Éste estaba apostado contra la pared, en el descansillo de la entrada de la casa. Con la vista gacha, apenas quiso levantar la cabeza para saludar la llegada de su hijo. Emilio pronto disipó su preocupación al ver el estado en el que estaba la casa: lo que había pasado no era más que un ataque de ira de su padre, que había ido destrozando todo el sistema integral de teleasistencia y monitorización a distancia a base de bastonazos. Y una mirada profunda de su padre bastó para entenderlo todo.

“Papá, voy a llamar a casa. Les diré que me quedo unos días contigo. Vámonos a comer algo donde el Fiti. Yo te invito.”


3 comentarios on “Hogares e-saludables para abuelos con los que no sabemos qué hacer”

  1. Interesante post! Precisamente llevamos varios días comentando el tema del sentimiento de soledad en la Red Social de Cuidadoras http://cuidadoras.net , la soledad en el mayor, la soledad en el cuidador.
    Si me permites,..lo comparto.
    Saludos,..Maite.

    • No hay que pedir permiso para compartir cosas de este blog. Están bajo licencia creative commons 3.0, sólo tenéis que compartirlo igual, no tener ánimo de lucro y citar la fuente. Sobre lo del tema de fondo, es verdad, es la soledad. Dicen que con los años los viejos se hacen como niños. No es cierto. Los niños no se sienten solos.
      Un abrazo


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s