Una psicosis de lo más ordinaria


En una era donde el individualismo es un valor más extendido que el colectivismo, donde la primacía del sujeto está por encima del bien social, en el que las redes sociales (y no me refiero sólo a twitter o tuenti, sino a las tradicionales redes de amigos y allegados) han perdido su consistencia, algunos psicoanalistas y psicólogos apuntan a la emergencia de una nueva forma de psicosis.

Se llama la psicosis ordinaria, una enfermedad de nuestro tiempo. Y por lo que se intuye, más frecuente de lo que pensamos.

Los que la padecen son personas adaptadas, se confunden entre la masa de “las personas normales”. Nada que ver con la florida sintomatología de los psicóticos de toda la vida, desordenados, inadaptados y frecuentemente víctimas de una sociedad que no los entiende y que los aparta.

Según me comentó la persona de la que aprendí esta nueva patología, Jesús Ambel, psicoanalista lacaniano de Granada, “en su origen está la falta de referencias externas, o el debilitamiento del anclaje del sujeto en la estructura social”; aunque también, intuyo, que es fruto de una débil construcción interior. El “empoderamiento”, a pesar del auge de lo 2.0, sigue estando en horas bajas…

(Foto: “Psicosis“, por Ángela Jarpa)


5 comentarios on “Una psicosis de lo más ordinaria”

  1. Juana dice:

    Desde mi perspectiva y desde mi experiencia, la responsabilidad de “dar” una estructura interior está en la familia, concretamente en los padres, en las familias, en las estirpes …. si eso no se da, difícilmente se va a tener un anclaje a algo tan “etéreo” como las “estructuras sociales”.

    • Enrique Gavilán dice:

      ” la responsabilidad de “dar” una estructura interior está en la familia, concretamente en los padres, en las familias, en las estirpes ”
      Precisamente, Juana. Las generaciones actuales de padres confunden educación con adoctrinamiento o adiestramiento. Lo primero es lo que se da en el ámbito familiar y nadie más puede darlo (salvo que no tenga familia y tenga que acogerse a alguna otros alternativa que la supla en igualdad de condiciones); lo segundo, en la escuela (al menos la que tenemos ahora).
      Delegar la educación casi exclusivamente a los profesores es una aberración. Aunque sólo sea porque la carga emocional que conlleva lo primero nunca puede ser suplida por el segundo.
      En definitiva, faltan valores y amor, sin duda…
      Besos

  2. Tengo poca fe en el psicoanálisis y en los psicoanalistas.

    Los considero poco científicos, y un tanto charlatanes.

    Freud fue un genio en su tiempo descubriendo un montón de cosas sobre la mente humana, pero también hubo muchos buenos médicos en tiempos pasados que hablaron de los cuatro humores, y esta rteoría ha sido abandonada hace tiempo. Por no hablar de Cesar Lombroso y su tipología craneana…

    El cerebro es uno de los campos en los que está avanzando mas rápidamente la ciencia, y hoy existen muy buenos tratamientos para enfermedades hasta hace poco incurables.

    Si un pariente mío tuviera una afección psicológica, no quisiera que su médico de cabecera le enviara al psicoanalista….

    • Enrique Gavilán dice:

      Tu abuela anciana,
      Para incitar un poco al debate: tendemos a tachar de ignorantes a aquellos que no siguen la senda por la que vamos, y en ese sentido los médicos alopáticos tendemos a hablar de los naturópatas, quiroprácticos, acupunturistas y psicoanalistas, por poner sólo algunos ejemplos, como colectivos “poco científicos” o “charlatanes”. Y lo peor, los metemos a todos en el mismo saco, a pesar de que no son todos iguales. Como tampoco lo son todos ellos: habrá algunos que sean buenos profesionales.
      Al igual que hay muchos médicos alopáticos y “tradicionales” que ofrecen soluciones cuando menos “poco científicas”, como estatinas para el colesterol en prevención primaria de bajo riesgo (cuando todos sabemos que esta intervención no sirve para mucho) o similares. Incluso los hay que son meros charlatanes, sinceramente.
      Por otro lado, la gran mayoría de las medicinas no curan: como mucho palian síntomas, aminoran sufrimientos y la mayoría sólo retrasan levemente lo inevitable, que es la muerte. Otras, sin embargo, te la adelantan, o hacen que vivas en un eterno calvario. Pero curar curar, pocas… por mucho avance que haya, toda cara tiene su cruz, y la seguirá teniendo.
      Sin entrar en si tengo fe o no en la medicina de tal palo o tal astilla: la fe pertenece a otros ámbitos más acordes con el significado de la semana en la que estamos. Y en este sentido, el psicoanálisis puede tener más o menos base científica, pero desde luego puede dar respuesta a muchas cuestiones que desde otros ámbitos no podemos ni asomarnos.
      Un saludo

    • Jesús Ambel dice:

      Es responsabilidad del psicoanalista que los profesionales sanitarios conozcan lo que el psicoanálisis puede esclarecer de sus prácticas profesionales. Por fortuna hay psicoanalistas a la altura de los desafíos de la época. Hay que ir a buscarlos en la orientación lacaniana. Tal vez sería bueno seguir conociéndonos, quizás sería bueno para ambos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s