Quemados, pero no del sol ni de los rayos UVA


Estamos de crisis, por si no lo sabían.

Y es esta crisis la que motiva que los presupuestos destinados a sanidad hayan sufrido un serio recorte (un 6% para Extremadura).

Y como consecuencia de ello nos hayan bajado los sueldos de los trabajadores sanitarios.

Y que hayan puesto en marcha medidas para el ahorro, como quitar ciertas marcas de la receta electrónica, algo que incluso ha puesto a la maquinaria jurídica de Farmaindustria a funcionar a pleno rendimiento.

Y que se instaure en esta región el “ceńtimo sanitario” para recaudar algunas perras más para la maltrecha sanidad.

Y que estén retrasando las próximas oposiciones para plazas de medicina de familia en AP (y de otras categorías), que saldrán probablemente con un número de plazas irrisorio.

Y que estén recortando las sustituciones a su mínima expresión.

E incluso las actividades de formación continuada.

Y que estén pensando en que los residentes hagan menos guardias.

Y que nos aprieten como nunca con las medidas de ahorro energético.

Casi todo eso lo puedo entender. Casi.

Pero lo que no puedo entender, con la que está cayendo, es que se dedique un sólo céntimo a elaborar, promocionar y difundir por todos los centros de salud una “guía para un correcto bronceado artificial“. Una campaña que desde la Dirección General de Salud Pública del SES consideran vital, porque según ellos el bronceado artificial es una “costumbre muy extendida entre la sociedad extremeña”.

Será que los serradillanos no tienen costumbres típicamente extremeñas, porque si no no se entiende que aquí no haya ni una sola persona que acuda de forma regular a centros de estética a estimular su melanina de forma artificial. Y si pudieran permitírselo, sensatamente lo dedicarían a otros menesteres. Algo que, por lo que se ve, no puede decirse del SES.

Me pregunto cuál será la próxima iniciativa: ¿las ventajas e inconvenientes de la aplicación del botox? Madre…

Campañas como ésta lo que provocan en nosotros no es ya un sano disfrute del bronceado, sino una pronunciada sensación de achicharramiento generalizado, pero no por el sol o por los rayos UVA, sino por las incoherencias de los gerentes metidos a políticos.

Adenda:

Foto del libreto promocional impreso en papel satinado distribuído por todos los centros de salud de esa comunidad autónoma (cortesía de Sara Trabajos).


4 comentarios on “Quemados, pero no del sol ni de los rayos UVA”

  1. Marcos Goldis dice:

    Lo felicito por sus artículos, son realistas, en México la situación es idéntica.
    Sugiero la siguiente liga: http://www.youtube.com/watch?v=4vwWv9M4Ac8&feature=player_embedded
    Un cordial saludo

  2. Rafa Cofino dice:

    De todas formas -y dudando de la oportunidad de ese material- mira:
    Edición e impresión aproximada de la guía:
    Diseño, maquetación: 1000 euros
    Impresión de 500 ejemplares: ¿4.000 euros?
    Pon unos 6.000-8.000 euros si se tiran más ejemplares (estoy calculando muy a ojo para Asturias por ejemplo).
    El trabajo de contenidos puede hacerse en quince días a full-time dándole fuerte: una sola persona y otras dos o tres revisan en media o una jornada.
    Ayer Pablo Perez me decía que el SESPA había estimado que el ahorro en Asturias en un año, habiendo utilizado Ensoprazol EFG podría haber sido de más de un millón de euros….
    No se. Insisto en que de primeras dudo de la oportunidad del tema seleccionado pero….los agujeros gordos están en otro lado con muchaaaa diferencia (y también en otras materias de salud pública of course…)
    8.000 euros vs 1.000.0000

    • Enrique Gavilán dice:

      Rafa,
      Una persona inteligente como tú sabe perfectamente que lo que critico no es el dinero destinado a este fin, sino 1) el que un departamento de salud pública priorice un problema de salud pública que afecta sólo de forma residual a un porcentaje muy pequeño de la población extremeña antes que otros de mayor relevancia y extensión, y 2) el efecto desmotivador que provoca el utilizar dinero público para una campaña como esta cuando el discurso oficial, paradójicamente, es que sostenibilidad del sistema está en peligro y que hay que implementar medidas de austeridad (o sea, que aquí la administración debe tener un papel ejemplarizante, creo yo).
      Por supuesto, los grandes agujeros están en otros lados, como en la cantidad ingente e inútil de pruebas diagnósticas que se llevan a cabo por el cumplimiento de los objetivos de prevención que tenemos metidos en el contrato de gestión, por ejemplo.
      Un placer, Rafa, gracias,


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s