Todo para el médico pero sin el médico


Gran parte de la actividad que se demanda en el centro de salud la atiende el médico de familia. Pero como todos sabemos, no toda ésta es actividad clínica. La petición de informes, recetas, justificantes de todo tipo y de información no clínica (sobre todo sobre los trámites de citas para especialistas hospitalarios) inunda la consulta del médico de familia. Y de la actividad clínica, hay mucha que se genera a partir de problemas menores, como síntomas aislados o enfermedades leves autolimitadas.

Muchas de estas consultas no debieran haber entrado en la consulta del médico. Ya sea porque no se trata de problemas médicos como tal, por ser cuestiones administrativas o demandas de información sobre los circuitos de atención sanitaria que podrían perfectamente ser resueltos por personal administrativo, o por ser problemas del ámbito de lo social que podrían tratarse directamente por los trabajadores sociales, o por ser problemas clínicos de baja complejidad que en algunos lugares son atendidos por enfermería o directamente en la farmacia.

Según un reciente estudio, el 20% de la actividad del médico de familia no debiera haber sido atendida por éste. Traducido en tiempo, supone una hora al día haciendo cosas que no nos corresponde. Una hora menos para atender más y mejor a pacientes que verdaderamente nos necesitan por problemas que, ahora sí, sólo nosotros podemos atender. Pero el problema no se queda ahí: dedicarnos a ver catarros y hacer papeles es cómodo, y muchos compañeros se han acomodado a un trabajo que despersonaliza, sí, pero que exige profesionalmente poco.

Señores: nosotros no estamos para ver mocos y hacer recetas. Cuanto más tiempo pasamos haciendo estas tareas más pericia perdemos para problemas clínicos moderadamente complejos, que son los que genuinamente nos corresponde por el nivel de formación al que hemos accedido.

Si no se pone remedio, todo lo que entre en el centro de salud será para que sea visto por el médico. Pero a éste no lo tendremos para las cosas importantes. Para aquel entonces la Atención Primaria dejará de tener sentido.

Entonces, ¿cuál es el remedio? Como propusimos en este proyecto que nunca vio la luz, la solución pasará por el verdadero trabajo en equipo y por filtrar las demandas de asistencia para que las cargas de trabajo se distribuyan entre los profesionales de los centros de salud que más adecuadamente pueden darles respuesta. Ni más ni menos.

El médico es como un coche: si sólo lo quieres para ciudad consume mucho y es poco operativo: para verlo funcionar bien debes meterlo en carretera. Pero se ve que sólo nos quieren para trayectos cortos o que a veces nos resulta más fácil o más cómodo coger el coche hasta para comprar el pan en la tienda de la esquina.

Todo para el médico pero sin el médico. A lo mejor es eso lo que interesa que suceda…


7 comentarios on “Todo para el médico pero sin el médico”

  1. Brillante Enrique, me enorgullece poder seguir aprendiendo de tu forma de decir las cosas.

    Un fuerte abrazo.

  2. Rafa Cofiño dice:

    Enhorabuena Enrique:
    Abordaje desde los determinantes poblacionales, trabajo en lo externo al centro por otros agentes y organización de lo interno…
    Esto que pego abajo fue algo muy curioso que preparé en su momento para presentar como memoria para lo de la carrera profesional, peor al final no me hacía falta hacerlo😦
    Es una hoja de ruta más…
    http://saludcomunitaria.files.wordpress.com/2008/05/memoriarcf_2008.pdf
    Voy a recolgarla en el blog porque el esquemita de mapa de procesos me gusta mucho, mal está que lo diga!🙂
    Un abrazo

  3. plasma dice:

    es brillante y complejo en una medicina que tiende a la negociación, donde el enfermo debe ser cada vez mas responsable de su salud ¿ vamos a negociar cada vez que tome contacto con el sistema quien le va atender? y ¿ como se va a hacer esto ? ¿ quien lo va a hacer ? a mí no me surgen nada más que dudas , siendo consciente como soy que lo que cuentas es real

  4. Ciertamente todo pasa por el médico, amigo Enrique. Hoy me llegó una petición desconcertante: que hiciese la gestión oportuna para recargar o cambiar la batería de una silla de ruedas eléctrica particular (“Cosas veredes, querido Sancho”).
    Ahora bien, ese “proyecto” me parece utópico mientras no se estandaricen los centros de salud, y eso me temo que ya es imposible.
    Finalmente, ya que aludes al coche, creo que se nos olvida que debiéramos exigir trasporte oficial para todo servicio público domiciliario, y más ahora con recortes salariales y escalada de precio de combustibles; el complemento que se nos abona (con descuentos, como el resto de conceptos) es por la “penosidad” del desplazamiento. Cabría la alternativa de compensar por uso de vehículo propio: pago de dietas, que no serían imputables en la declaración de la renta (como las de políticos y sindicalistas).

    • Muy interesante pero sobre todo alarmante
      Personalmente me preocupa mucho perder habilidades para el manejo de problemas moderadamente complejos ( si alguna vez las adquiri) y eso es una razón mas de no trabajar directamente en el ámbito de la primaria ( aumentando el problema)
      a lo mejor toda la sociedad deberiamos plantearnos dejar los coches y usar las bicis, en sentido figurado (costoeficiente) y real !
      Gracias

  5. En el caso particular de la pediatría de atención primaria ese 20% que citas seguro que se dispara, y la postura cómoda de los profesionales pediatras acomodados a ver mocos, que sabes en un 99% son víricos y no precisa hacer nada, ni te cuento. Hay que evitar que el niño llegue a la consulta, tenemos que dar herramientas a los padres en vez de inutilizarlos.
    Muchas gracias por tu artículo.

  6. Carmen dice:

    El problema (bajo mi punto de vista) es que todo el mundo tiene delimitada sus funciones excepto el medico en AP.
    Nosotros somos junto con los pacientes los protagonistas del sistema, pero como la atención primaria no esta jerarquizada te puede discutir lo que tu haces hasta la limpiadora (con el máximo respeto hacia su función) y como finalmente eres tu el responsable de la atención al paciente o lo haces tu o no lo hace nadie.
    Esto no es politicamente correcto ¿verdad?


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s