Transparencia, sí gracias


Hablar de que la industria farmacéutica influye en los médicos no es decir hoy día nada nuevo. Este tema se ha analizado en multitud de ocasiones. Hasta tal punto que muchas organizaciones, como No Gracias, defienden un nuevo modelo de relación basado en la transparencia y la independencia profesional.

Una de las medidas más controvertidas para asegurar la transparencia sería la elaboración de un registro público y abierto, que se actualizara periódicamente, en el que se expliciten las relaciones económicas y financieras con las compañías farmacéuticas. Tanto para personas individuales como para asociaciones profesionales. Así lo pide un informe de la Fundación Kovacs y la Organización Médica Colegial, la sociedad española de salud pública y administración sanitaria (SESPAS) y la propia No Gracias (nodo de Murcia).

Pero yo iría más allá. La influencia de aseguradoras, mutuas, empresas tecnológicas e industria alimentaria es cada vez mayor. El negocio de la salud se está diversificando y ampliando, y aunque las citadas no tienen la misma capacidad de influencia que las multinacionales farmacéuticas (mueven menos dinero…), las técnicas de mercadotecnia son las mismas y la potencial capacidad de interferir en la toma de decisiones clínicas idéntica. Por tanto, los vínculos económicos y financieros con estos otros sectores deben ser también explicitados.

También se deben poner de manifiesto “pecados menores”, como la invitación a un congreso, porque en ocasiones no son tan “menores” como se dice. Esto quizá incomode a muchos compañeros, pero es su problema: lo siento. Es hora de poner las cartas sobre la mesa. No se trata de ser más puro que nadie, se trata de dejar claro quién es quién.

Aunque para ser justos también hay que pedirle cuentas a los que nos dirigen y gestionan: políticos y gestores sanitarios también deberían exponer públicamente sus relaciones económicas con la industria, y el régimen de incompatibilidad en los altos cargos decisorios deben ir más allá de lo actualmente establecido para evitar que el fenómeno de puertas giratorias inunde a los sectores que se lucran de la sanidad de personas cuyas agendas de contacto e influencia en la administración sanitaria haya sido determinante.

Lo que hay que determinar es cómo y hasta qué punto llevar a cabo los registros de las relaciones económicas con los agentes del mercado de la salud. Pero que haya o no que hacerlo debería ser algo fuera de discusión. La sombra de la sospecha planea…

Gracias a Pepe Martínez y a Paco Camarelles.


7 comentarios on “Transparencia, sí gracias”

  1. ¡Genial entrada, Enrique! ¡Totalmente de acuerdo!

    Hay mucho miedo a la transparencia, sobre todo a nivel político… ¡no lo entiendo! Si al final nos vamos a enterar todos… ¿por qué no hacerlo de la fuente original? No como algo que huele a campaña propagandística, oportunista y poco creíble, sino, como con el ejercicio físico, algo que se practique a diario, que se convierta en costumbre diaria, no correr cada 4 años😉

    Muchas gracias y un saludo.

  2. Qué razón tienes, Enrique, nuestras propuestas van más encaminadas hacia la industria farmacéutica, pero la de tecnologías sanitarias y la de alimentación tienen los mismos predicamentos y objetivos en el mercado de la salud: conseguir enfermos sanos o sin enfermedad.
    Llevo unos tres años en No Gracias y cuando comento que estas industrias ven al médico como un “productor de consumos” y, bajo su capa de “colaboración y ayuda profesional”, en realidad solo subyace una técnica de marketing para comprar voluntades, la mayoría de mis compañeros me ven como un marciano en una plaza de toros.
    Gracias por posicionarte de nuestro lado, gracias por fomentar entre tus lectores nuestras propuestas. Cuando más nos manifestemos en defensa de la transparencia, más cerca estará.

  3. Mónica Lalanda dice:

    Excelente entrada, necesitamos tranprencia, ya!

  4. rafabravo dice:

    ¿Te atreves con las transparencias esta Primavera-Verano 2011? http://bit.ly/fYRAzd

    • Enrique Gavilán dice:

      Qué bueno, Rafa!
      Decía un profesor del instituto sobre el juego de las prendas que si lo que queríamos era vernos en pelotas que nos dejáramos de gilipolleces y nos despelotáramos todos, colectivamente o en parejas. Pues ahora que lo pienso lo que propongo en el post no es ya ser transparente, ¡si no quedarse en cueros!
      Supongo que será influencia de dicho profesor…
      Abrazos

  5. Roderic dice:

    Pues, el pueblo tiene los politicos que se merece


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s