“¡NO quiero sustitutos!”


Hace unas semanas os contaba en este mismo blog cómo una paciente me pedía que le hiciera una receta de una conocida marca de ibuprofeno en vez de prescibírselo por principio activo. Estaba saliente de guardia, era la última paciente de la mañana, estaba cansado, pero aún así me debatí entre acceder a la petición a secas o entrar a negociar o a, en todo caso, razonar mi postura. Me decanté por esto último. Empleé en ello cerca de 15 minutos, que yo creí bien empleados si al final conseguía mi objetivo.

Pero al ver esta mañana este cartoncito en el sobre para las recetas de la misma señora me he dado cuenta de que debí haberme ido a casa tan contento a descansar en vez de perder el tiempo tan soberanamente.

Creo que ningún farmacéutico de área ni subdirector de farmacia me podrá decir a partir de esta entrada que no recetamos por principio activo porque no nos da la gana. Al menos en mi caso y tras este suceso no.

(Entrada dedicada a mi amigo Antonio Villafaina, farmacéutico del área donde trabajo, y a José Luis Sánchez Chorro, subdirector de farmacia del servicio de salud que me emplea, y en general a todos los que trabajan día a día en sus despachos).


14 comentarios on ““¡NO quiero sustitutos!””

  1. gerineldo dice:

    Te entiedo a la perfección porque esto nos ocurre a todos. Pero el problema es que la administración financia genéricos y marcas. La decisión que tomé yo un día, fue mandar a un paciente (y lo sentí por ‘marearle’ sin tener culpa el paciente), a la oficina de calidad de la Gerencia, donde hay médicos que no sé a qué se dedican, pero que como médicos pueden prescribir o solucionar los problemas de atención a los usuarios. Es la única forma que ‘los de arriba’ vean las dificultades de los curritos de 1ª línea de fuega.

  2. Sophie dice:

    Buen comentario el de Gerineldo. ¿Qué pasaría si sólo se financiaran los genéricos o los que estén por debajo de un precio X y los que superaran ese límite se los financiara el paciente íntegramente de su bolsillo, aunque fuera pensionista?¿Seguirían rechazando los sustitutos?

  3. maria del mar dice:

    Hace unos días fue como una clienta más a la farmacia de mi barrio y escuché la siguiente conversación:
    Señora clienta: para cuánto tiempo me ha metido la doctora las recetas (fosavance y mastical D) en la receta electrónica?
    Dependiente: Te las ha puesto para un año
    Señora clienta: Ves? Es que es un cielo, es un cielo… PAra un año! Es un cielo!!

    Cuando le comento al mancebo, con el que tengo cierta confianza, las afirmaciones de la señora clienta ( ” es un cielo, porque le ha dado lo que ella quería…”), me dice el mancebo:
    “Pues a mi lo que más me cabrea es cuando vienen alardeando: El otro día le dije a un cliente: No te voy a dar esa marca porque vale 18 euros más de lo que el seguro paga; y él me dijo: tu dámelo que mi médico me da la receta…
    Y tras un rato de tira y afloja se lo dí porque me prometió que sino se la daba, él me pagaría la diferencia.
    A los pocos días apareció con la receta de la marca 18 euros más cara: -¿ves como mi médico si que me daba la receta de esa marca?, lo tengo comiendo de mi mano; el médico me receta lo que yo le pida…”

    Perpleja!!! Así me quedé yo.

    Hoy MAnoli me contó el cuento por enésima vez de que opiren le quita “los ardores”, y el lansoprazol “genérico”, no, y me pregunta: ¿Me lo vas a mandar?. Y yo le contesté: Noooo!.
    LA alumna que estaba conmigo, ha soltado una carcajada…

    No he tenido tiempo para explicárselo a ninguna de las dos. Pero esa ya es otra historia.

    • Enrique Gavilán dice:

      ¡Qué buena historia! A veces es curioso infiltrarse en cualquier lado sin decir lo que uno es, porque parece que la gente se sincera más. Se cortan cuando sabes que eres médico, incluso cuando estás fuera de la consulta y eres un simple ciudadano que guarda cola en la pescadería o el supermercado.
      Gracias, maría del mar

  4. MondoL dice:

    Mi mujer gasta cetiricina por alergia al agua salada. Alerlisin ™le va bien para la alergia, pero la duerme. Lo mismo ocurre con los genericos. van estupendamente, pero dan sueño. Sin embargo el de Cinfa, no le da somnolencia. (80% PA?) Así que, cada año, a finales de mayo nos pasamos un día de vueltas por todas las farmacias de la ciudad para comprar 3 cajas de cetiricina Cinfa, para pasar un buen veranito sin sueño. Y el día que no hay otra que alerlisín, siesta!

  5. “Digo, Señor -replicó Sancho- Que me ha parecido bien lo que vuesa merced ha dicho, y que con ese artificio vendremos en conocimiento de lo que deseamos; y si es que ella a solo vuesa merced encubre; la desgracia más será de vuesa merced que suya; pero, como la señora Dulcinea tenga salud y contento, nosotros por acá nos avendremos y lo pasaremos lo mejor que pudiéremos, buscando nuestras aventuras y dejando al tiempo que haga las suyas, que él es el mejor médico destas, y de otras mayores enfermedades”
    Del ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha

  6. Patter dice:

    Pues, sinceramente, creo que debemos prescribir lo que estimemos oportuno en cada caso. Y, siendo médico como soy, si ke me creo que el opiren quite el reflujo y el lansoprazol no; al igual ke me creo ke unas agujitas puestas en determinados sitios (acupuntura) quitan el dolor y que hay medicina no convencional que tiene sus adeptos a los que le funciona (hay quien deja de fumar dejando que les abran los chacras). Además como digo siempre, no es lo mismo la “coca-cola” que la “cola carrefour”. En fin…cada paciente es un mundo y si hay que empatizar con ellos, empaticemos y no recetemos lo que nos digan los de arriba sino lo que creamos conveniente.

    • Enrique Gavilán dice:

      Patter,
      Lo que yo pongo en duda en esta entrada son dos cosas: 1) que haya medicamentos de recreo que sean financiados a costa de todos los contribuyentes, y 2) que tenga que ser un médico (en este caso yo) el que se entretenga en hacer los cupones descuento para que tenga que pagar menos en la farmacia.
      Por lo demás, hombre, yo también prefiero el neobrufen en sobres, me gusta más, que el normal, pero de ahí a decir que “el genérico no me hace nada y “el de marca sí me lo hace todo” pues hay un trecho…
      Un abrazo y gracias por el comentario.

      • maria del mar dice:

        Patter,
        Discrepo contigo en que para empatizar con el paciente haya que recetarle lo que ellos piden. Muchos enfermos míos que no son pensionistas vienen a pedirme esas medicinas tan baratas que usted sabe… Son los que no pagan nada por ellas los que piden las marcas con más frecuencia.
        Evitar la confrontación dandoles lo que quieren…
        Creo , sinceramente que la receta es la parte del acto médico donde mostramos hasta dónde debemos ser respetados.
        Y eso hay que trabajarlo con el enfermo visita tras visita.

  7. kinito dice:

    LO que yo no entiendo es: si está FINANCIADO, por qué no debemos prescribirlo? SI la administración da la posibilidad de que ese medicamento a ese precio sea susceptible de ser dispensado a cambio de un cupón descuento.
    Por qué “presionar” al profesional para que prescriba uno y no otro, tratándose ambos del mismo principio activo? Y no me vale el argumento del “ahorro”. EN ese caso que no fianancie el “caro” si es igual de efectivo que el “barato”.
    ¿NO tendría en ese caso más sentido la postura del SERGAS al intentar ajustar/definir un listado de marcas financiadas para cada principio activo que, por ejemplo, la del SAS que mientras con la mano derecha amplía el vademecum de medicamentos precribibles -“las recetas de la junta”, pro supuesto cacareadas a bombo y platillo en todos los medios de comunicación cuando el famoso “medicamentazo” – con la izquierda penaliza al profesional que los prescribe?
    PErsonalmente creo que en realidad no tenemos muchos argumentos al negar a un paciente una marca comercial de un medicamento si éste está incluído en la cartera de servicios de nuestro sistema regional de salud y el paciente refiere que le resulta más efectivo.

    Quién le pone el cascabel al gato?

    Saludos a todos. ¨Y aunque no venga al caso, deciros que habéis conseguido que pese a estar más decepcionado que nunca con mi empresa, habéis conseguido (la blogosfera) que redescubra mi profesión, el por qué la elegí, y la ilusión por ejercerla… COmo no tengo blog, pues lo refiero aquí.. xD

    • Enrique Gavilán dice:

      “creo que en realidad no tenemos muchos argumentos al negar a un paciente una marca comercial de un medicamento si éste está incluído en la cartera de servicios de nuestro sistema regional de salud y el paciente refiere que le resulta más efectivo.”
      Supongo, kinito, por eso al final lo terminamos asumiendo.
      Transcribo un párrafo que ha compartido con los miembros de la lista MedFam el gran Juan Gérvas, que sirve de corolario para la entrada:
      “Los políticos y gerentes también aspiran en algunas ocasiones a un médico omnipotente. Por ejemplo, cuando en el mercado farmacéutico existen réplicas y asociaciones de medicamentos que no aportan nada, y cuando se autoriza la nueva comercialización de medicamentos similares. Resulta curioso, si no ridículo, que los políticos sanitarios esperen de los médicos racionalidad sin límites cuando ellos mismos no resisten las presiones para aprobar la comercialización de tales especialidades. La prescripción racional cae sobre los hombros del médico, que ciertamente ha de prescribir racionalmente, pero en un contexto que le ayude a hacerlo. Los políticos pueden mejorar ese contexto reduciendo los medicamentos financiados públicamente a los que tengan un coste-efectividad demostrado. Es más, esos medicamentos correctamente utilizados deberían ser gratis para todos los pacientes que los necesiten. En el extremo opuesto, dejar el control del coste farmacéutico en las manos del médico “normal” es ingenuo, si no ridículo. A los médicos se le puede pedir racionalidad, lo mismo que a los políticos y a los gerentes, pero conviene que los fallos de estos no se pretendan resolver con los aciertos de aquellos. Si lo que se pide es heroicidad en un ambiente carnavalesco se obtendrá burla y escarnio. O “cultura de la queja” y cinismo clínico, como ya he comentado. El buen gobierno clínico, en el campo concreto de la prescripción y en todos, se logra con médicos responsables y competentes, y con un ambiente propicio y científico. Es decir, con un entorno de mutua confianza fundado en la lógica y la ciencia. De ello a veces hay poco.”
      Ahí queda eso…

  8. […] los antecedentes con otros pacientes, ni me planteo pasárselo a principio […]

  9. […] los antecedentes con otros pacientes, ni me planteo pasárselo a principio […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s