Yo quiero ser médico de pueblo


Todos los que alguna vez hemos sentido vocación de médicos y al mismo tiempo nos interesa retratar la realidad (a veces gratificante, a veces dura) desde el día a día de nuestro trabajo, vemos en la serie de fotografías que Eugene Smith, uno de los mejores reporteros de la legendaria agencia Magnum, tituló Country doctor (médico rural), un vivo calco de nuestra imagen romática e idílica de lo que significa la medicina.

Desde la infancia hasta la vejez, de camino al domicilio de un paciente o explicando los detalles de una radiografía, atendiendo un parto o aliviando el sufrimiento de un moribundo. La imagen del médico de cabecera de pueblo de toda la vida.

Pero esa imagen tan romántica está en peligro de extinción. La masificación de la sanidad, las listas de espera, la tecnificación excesiva, el hospitalcentrismo desmedido, la supremacía de la cultura “urbanita”, la superespecialización médica, la desertificación profesional del medio rural, la hipermedicalización de la vida y la crisis de la atención primaria están condenando al medico de cabecera de pueblo al olvido o a la marginalidad profesional. O al menos eso es lo que nos quieren hacer ver

Pero no, no nos confundamos. Muchos queremos ser médicos de pueblo. Yo soy uno de ellos. Y con orgullo lo digo. Las imágenes de Eugene no volverán a fotografiarse más de la manera que él lo hizo (ni falta que hace), pero ser médico de cabecera sigue siendo hacer y sentir todo eso. Hay cosas que nunca deben cambiar.


12 comentarios on “Yo quiero ser médico de pueblo”

  1. Ter0n dice:

    Los resis de familia tenemos siempre presente esa posibilidad. Lo malo es cuando piensas en tener que dedicarte a ello de forma continua durante el resto de tu vida. Un poco como las urgencias hospitalarias. Soy de los que piensan que en primaria se debería cambiar de cupo al menos una vez cada 5 años.

    • Enrique Gavilán dice:

      Ter0n,
      Así piensan muchos médicos de familia. Pero ten en cuenta de que uno de los pilares de la AP y de las claves del éxito es conocer a las personas a lo largo de su vida. Lo laman longitudinalidad. Si se lleva a cabo con compromiso genera confianza y afianza la relación clínica, favoreciendo la efiociencia y la resolutividad.
      Pero la longitudinalidad parece que no es un valor en alza. Basta ver los contratos eventuales tipo caracol (la casa a cuestas) a las que somenten a los jóvenes médicos de familia.
      Lógicamente, el estar mucho tiempo en un mismo tiempo puede tener sus desventajas. A veces también puede ser sano cambiar de puesto de trabajo, no digo que no, pero el vaivén contínuo al que someten a los cupos en muchos centros de salud cada 2*3 es algo bárbaro y que se está cargando la AP.
      Un abrazo,

    • andresfgregorio dice:

      En Pino Montano A (Sevilla), centro de salud en el que soy residentes de tercer año, hay cuatro médicos que llevan con sus cupos 25 años (justo desde que abrió el centro).

      Es espeluznante compartir la consulta con cualquiera de estos compañeros. El nivel de integración con el barrio, la familia y el paciente, la calidad de la relación médico-paciente-familia y las relaciones con otros niveles asistenciales, no tienen comparación.

      Una de estas médicas tiene una frase muy suya: “Se me ha muerto Fulanita”. Que podría uno llegar a pensar que peca de paternalista. En este caso, nada más lejos. No sé si en otros casos sí que es uno de los contrapuntos con los que lidiar.

      Me gustaría comprobarlo por mí mismo.

      (Enrique un abrazo!)

      • Enrique Gavilán dice:

        “Me gustaría comprobarlo por mí mismo.” Ojalá. A ver si te dejan. La cosa no está fácil, ya lo sabes. Lo de la longitudinalidad no es un valor en alza… Espero que tengas suerte.
        Un fuerte abrazo y a ver si nos vemos!

  2. […] original por Dr. Enrique Gavilán en este enlace LikeBe the first to like this […]

  3. Clara dice:

    Hay un libro: “Un hombre afortunado” de John Berger, acompañando a John Sassal, un médico rural inglés. Historias de pacientes, reflexiones sobre la medicina y la vida. Intercala algunas fotos de Jean Mohr, algunas maravillosas.
    Dice al principio: “Los paisajes pueden ser engañosos. A veces da la sensación de que no fueran el escenario en el que transcurre la vida de sus pobladores, sino un telón detrás del cual tienen lugar sus afanes, sus logros y los acidentes que sufren. Para quienes están detrás del telón, junto a los pobladores, los referentes del paisaje ya no son sólo geográficos, sino también biológicos y personales.”

  4. Clara dice:

    Perdón, el comentario previo es mío. Lamentable costumbre de no cerrar sesiones en el ordenador…🙂

    • Enrique Gavilán dice:

      Ya lo he modificado para que no salga el nombre de la anterior sesión, Clara.
      Había oído hablar del libro de Berger, pero ahora me parece que no me voy a librar de intentar conseguirlo, me ha picado la curiosidad!
      Un beso

  5. Rosa Maria Jimenez Leal dice:

    Me encanta ser mèdico de familia. Cuando aprobé el mir pude coger otras especilaidades, pero cogí familia. Y cada vez me alegro más. Desde hace 3 años estoy en un pùeblo de 2000 habitantes, zona rural, cuando me bajo del coche por las mañanas huele a vaca. Es una gozada. En estos años he ido conociemdo bien a mi cupo y mis pacientes a mi y veo que cada vez tiene más confianza conmigo y yo con ellos. Es un feelling especial. A vecs esto tambinén te desborda, porquee s verdad que no siempre son problemas medicos, muchas veces detrás hay un algo social.
    El viernes tuve un dia algo especial. Y os lo voy a contar. Tras terminar la consulta a demanda ( que llaman) y tomarme un par de bombones para reponer glucosa, me fui a ver a dos pacientes.
    Uno de ellos es una paciente de unso 80 años con un Sd mielodisplasico, diabética, que me decía su hija que le había salido un bulto y que la dolia en ” sus partes”. Cogí mis guantes, y varias cosas más : supuse que a lo mejroa habría que drenarlo….llegué al domciilio, estaban comiendo. Me tomé con ellos unas aceitunas, mientras hablaba con la paciente y sus hijos ( dos varones de 60 años, con Sd x fragil, un cuadro). Se lo drené, efectivamente era un quiste de Bartolino, le dolió, y gritó. Sus hijos se pusieron histericos, al verla llorar,. La verdad es que en un momento tuve miedo, pero al final, todo pasó. Mi paciente se encontraba mejor, ya se podía sentar. LLego la enfermera que trabaja conmigo( tenia que poner una medicacion sc que la han prescrito los hematólogos del hospital, por lo de su sd mielodisplasico). Me sentí bien. Mi paciente pasaría un buen finde.
    De nuevo en la calle. Hacia un frio tremendo. Cogí el coche y al otro domicilio. Es un pàciente de 63 años, le concocí hace poco. Nunca habái vendio por la consulta,.Este verano empezó con una hematuria, y esto llevó al diagnostico de un adenocar de prostata. Le han dado rdt, no quimio, no le han podido operar. Es muy agresivo a nivel local, pero no tiene afectacion osea. Tiene una trombosis en la pierna izquierda, ( tto con clexane), una neuropatia comrpesic¡va con pie equino, una obstruccion de ambos ureteres, por lo que tiene dos urostomias con sendas s sondas bolsas… por supuesto con morfina, por el dolor….Pues ayer quedé con él para hacerle unas fotos: le ha salido una masa en la pared abdominal, que crece por dias, y parece que los oncologos dicen que es uan metástasis. Al final hice las fotos ( bueno me lasd tuvo que hacer su hija, con su móvil, porque yo soy un poco pato, y ya me las han mandado por correo) , la próxiam semana, le extirpacn al lesión y en cuanto tenga el resultado de la Ap`lo intentaré publicar.
    Ya eran casi las 3 de la tarde. Me fui hacia el centro. No había cerrado la consulta, ni el ordenador… no tenemos turnod e tarde, asi que debem,osd ejar puesta la alarma y todoe n orden. Tres menos 2 minutos…. empiezo a apracar el coche y se m,e acerca una paciente ( que siempre anda por alli rondando) y me dice: Rosa, que se acaba de caer una seños al salir del coche y le han metido dentro. Entré y me encontré con uno de mis pacientes favorito. Otro lio. Es un pacietne de 76 años, diagnsoticado de Alzheimaer hace 1 año . Parece que el día anterior se había caido y se había roto uan costilla. Esa mañana sin decir nada a sus hijos se había ido al hospital para hacerse uans RX). Volvían del hospital… y como el consultorio de mi pueblo está al lado de la carretera, pues dijo la mujer de mi paciente: vamos a ver sie sta Rosa y hablamos con ella. Se les iluminaros los ojos al verme entrar. Me contó que llevaba 4 dias muchos más despistado de lo normal. Yo le encontré muy desmejorado, y muy, muy despiestado y desorientado. Su mujer estaba saturada. Acudían mensualmente a un taller que estamso haciendo en el consultorio para cuidadores de Alzheimer, y había oido hablar de todo lo que les iba a pasar,pero ella era la primera vez que se veía en estas. Después de hablar con ella y con su hijo que llegó más tarde, les rellené los papeles para la ley de dependencia, le cambié el tto para disminuir la agitación nocturna que empezaba a presentar y le llevamos al coche. Era flipante, el paciente había venido conduciendo desde el hospital. No se quera meter en el coche. Les dejamos la silla de ruedas para el fin de semana. Tenía mucha debilidad en ambas extremidades inferiores, a pesar de RMN y EMG normal, y casi no se tiene en pìe.Su hijo también estaba arterrado, de ver lo que se les venía encima. Pero se sintieron muy arropados por mi parte y por mi compi y creo que se fueron bastante más tranquilos de lo que llegaron.
    Así sin darme cuenta , me habían dado casi las cuatro de la tarde. 5 llamadas perdidas de mi hijo ( al que había quedado enr ecoger de casa de un amigo hace m´ças de media hora ) y en otra media hora tenia que estar en la pùerta del cole a recoger al resto.
    Me tomé otro bombon, estaba claro que hoy no podía comer hasta las cinco. No me importó. Estas tres ” consultas” últimas habían sido las más apasionantes de este viernes.
    Espero no haberos aburrido … pero ha sido un tipico dia de pueblo. ¡¡¡¡¡Geniallll!!!

    • Enrique Gavilán dice:

      No ha sido aburrido, es el relato del día a día en cualquier centro de salud rural a poco que seas una persona sensible y con compromiso por el trabajo. Preciosa y dura historia la que compartes con nosotros.
      Un beso

  6. Yo que he trabajado como médico rural, semirural y urbano, puedo constatar que el medio rural es –o era– más satisfactoria, en cuanto al mejor establecimiento de la relación de confianza con los pacientes, a la linealidad asistencial y a la mayor satisfacción profesional. Tenía como inconveniente la dependencia horaria, con servicios interminables de guardia (incluidos larguísimos fines de semana), un problema solventado con la regulación de la atención continuada. Pero la desvalorización de la figura del “médico de cabecera” me temo que ha sido pareja a la del maestro, a raíz de cambios conceptuales que han llevado a no encontrar el lugar (profesional) que uno desearía. Y no nos engañemos, hemos perdido totalmente la independencia –en el mejor sentido– para alcanzar un pleno desarrollo. Hemos sido funcionarizados y proletarizados –en el peor sentido–, teniendo tanta o más responsabilidad que los controladores aéreos y estando mucho peor pagados. En fin…

    Mi pequeña contribución al respecto del médico rural:
    http://medymel.blogspot.com/2009/04/el-medico-rural-traves-del-tiempo.html

    • Enrique Gavilán dice:

      Jose Manuel,
      Conocía la serie de Eugene Smith porque me gusta la fotografía desde tiempo, y algunas fotos de “Country Doctor” venían en un libro del reportero gráfico que compré hace años. Pero hace poco volví a ver en una presentación a Luis Palomo (coordinador del libro realidades y expectativas de la AP en España, libro muy recomendable) la foto de la imagen del médico rural en medio del campo, cabás en mano, camino de un domicilio. Y lo hacía reflexionando precisamente sobre el médico de ejercicio libre profesional liberal y el funcionario. Hemos perdido mucha de nuestra autonomía profesional y no sé si esta pérdida ha sido irreversible o si tiene vuelta atrás.
      Un abrazo


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s