¡A sus órdenes, señor especialista!


Extracto de un informe aportado por un paciente minutos después de abandonar la consulta del especialista hospitalario. Nótese la forma verbal empleada: “realizará”, “iniciará”, “subirá”. Por supuesto, ni el electrocardiograma ni las recetas se hicieron en la consulta del hospital, sino en el centro de salud.

En este “volante” que entregan en el hospital a los pacientes que se van a someter a un procedimiento de cirugía ambulatoria, podemos leer que el especialisto (perdón, quise decir “especialista”) suaviza su tono “rogándonos” que hagamos lo que ya solemos hacer (a veces por de más): controlar a nuestros pacientes. Pero en seguida retoma la disciplina militar para “recordarnos” nuestro papel princeps en el sistema sanitario: hacer de meros escribientes, en este caso para hacer las recetas de los medicamentos.

Comentario aparte merecería (de no ser por el hastío que me producen estos sucesos) la recomendación, en ambos documentos, de fármacos con marca concreta (en negrita, para que no “olvidemos” recetarlos tal-y-como-nos-mandan nuestros “superiores”), toda una medida coherente con la política de uso irracional de medicamentos que tan de moda está.

A veces dan ganas de dejar este trabajo y ponerse a barrer las calles, profesión a veces mil veces más digna que la de hacer los papeles y las tareas que a los demás “compañeros” no les da la gana de asumir. En fin…


3 comentarios on “¡A sus órdenes, señor especialista!”

  1. […] This post was mentioned on Twitter by Rafael Bravo Toledo, Enrique Gavilán. Enrique Gavilán said: ¡A sus órdenes, señor especialista!: http://wp.me/pD3FL-11Z […]

  2. Gilbertman dice:

    Estimado compañero: Veo que por todos sitios cuecen habas. Algunos “especialistos” creen que somos sus esclavos. Esto se cambiaría devolviendo al paciente al lugar de origen del conflicto: El Hospital.
    Lo que pasa es que pensamos en nuestros pacientes, y nos da pena que se les peloteen, con lo cual tragamos y se repite el ciclo.
    Un abrazo.

    • Enrique Gavilán dice:

      Puede que el problema sea ese. Pero pelotear desde luego no es la solución. Es curioso como nosotros desde primaria hablamos de aumentar nuestra capacidad de resolución para no tener que derivar pacientes al hospital y así dar la asistencia más completa, integradora y longitudinal al paciente desde un lugar más accesible y cercano a su ambiente natural. Sin embargo, cuando en el hospital no quieren o pueden hacer algo, no se complican la vida.
      Y sí, en todos lados cuecen habas. Aquí en general la cosa no funciona mal del todo, pero se sigue pensando en una cultura en la que el médico de AP es un subordinado, en muchos sentidos.
      Un abrazo,


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s