Pequeños cambios en la consulta: transparencia y análisis


Ahora que agoto unas minivacaciones hago balance del poco tiempo que llevo en la consulta. En este mes y medio han pasado muchas cosas. En ocasiones me he sentido cómodo y relajado, a veces agobiado por una demanda desmesurada y exigente, por momentos he tenido que dar lo mejor de mi mismo para intentar solucionar los muchos problemas que los pacientes planteaban y que el propio funcionamiento de una consulta como la que he heredado ha ido desvelando.

Dos de las cosas que me propuse desde los primeros días eran 1) conocer a la gente y que la gente me conociera a mi, y 2) intentar estar expectante, observar y analizar lo que en la consulta sucede.

Para lo primero he tenido que actualizar y revisar las historias clínicas de muchos pacientes, relacionar caras con sucesos y visitas, conectar parentescos entre personas (algo complejo en un pueblo con mucha endogamia), intentar fijar el máximo de información relevante en el cerebro para no perder el hilo del día a día. Pero hay una asignatura pendiente: los pacientes aún no me conocen. Ni mi forma de trabajar, nueva para ellos (“cada médico es un mundo”), ni mi forma de ser. Ni quién soy, de dónde vengo o qué es lo que quiero hacer en la consulta.

Muchos, atrevidos, me preguntan: “¿De dónde viene usted?”. La enfermera, que lleva muchos años allí y conoce a todo el pueblo, me dice que esa el sólo la primera pregunta; la próxima será si estoy o no casado y con quién, y a ésta sucederán probablemente algunas más. Hasta que poco a poco, con el tiempo (si nos lo permiten los traslados y oposiciones) nos iremos conociendo, supongo.

Pero he decidido anticiparme, y darme a conocer (soy así de impaciente, qué le vamos a hacer). Y para ello, nada mejor que hacerlo por escrito. Una medida de transparencia, dirán algunos. Algo tan simple como entregar, a partir de mañana, un díptico en el que trato de explicar quién soy, de dónde vengo, en qué he trabajado antes, cómo me gustaría trabajar con ellos. Para redactarlo me he basado, es justo decirlo, en dos experiencias previas, como son la del Dr. Gérvas y del Dr. S. Casado (¡gracias a ambos!).

View this document on Scribd

Para lo segundo, tendré que poner las dos orejas y los cuatro ojos en lo que me rodea. Pero no basta. En las próximas semanas, si las condiciones me lo permiten, espero poder hacer un análisis cualitativo de la demanda asistencial y una videograbación de un día de consulta. Dos formas de ver qué sucede  (¿lo hago bien?, ¿en qué puedo mejorar?, ¿qué cosas pasan por mi consulta?, ¿cómo reaccionan los pacientes cuando les informo o trato de ayudarles?, etc.) y analizar por dónde meterle mano a todo este tinglao en el que me he metido. Ya os iré contando qué sale de todo esto…


12 comentarios on “Pequeños cambios en la consulta: transparencia y análisis”

  1. manyez dice:

    No se como aplaudir a traves de los comentarios🙂

  2. Enrique Gavilán dice:

    Uy, Miguel Ángel, creo que has apuntado un déficit tremendo en todo este aparataje de interactividad 2.0. ¿No hay forma de hacer aplausos 2.0? No me lo puedo creer!!!! Habrá que inventarlo, hombre. Y de paso, también abucheos. Y tonos de vuvuzela.
    Un abrazo

  3. Marta dice:

    Me encanta como enfocas la consulta, como te preocupas por conocer a tus pacientes y de que te conozcan!! realmente así deberíamos trabajar todos, me alegro que lo hagas y estoy segura de que tus pacientes responderán positivamente!!
    Tu enfermera no se jubilara en breves no?? que médicos así no se encuentran a menudo!
    Enhorabuena!!

  4. criterium dice:

    A mi me encantaría, como paciente y como usuaria, que me trataran con esta deferencia. Y como ciudadana y parte integrante del Sistema de Salud, hay que difundir tu iniciativa, a ver cuántos se animan.
    Sólo echo en falta unas líneas que expliquen tu motivación para volver a la clínica. Yo te lo preguntaría.
    ¿Nos dirás cómo te va con el correo?.

    • Enrique Gavilán dice:

      criterium,

      ¿A qué te refieres con “nos dirás cómo te va con el correo”, no lo he pillado?

      Lo de volver a la clínica es fácil de explicar: lo echaba de menos. Trabajar en temas de educación médica está bien, se aprende mucho y es un mundo complejo pero donde se puede sacar muchas satisfacciones, pero “me faltaba algo”.

      Un amigo mío dice que quien no ha tenido labores clínicas no puede saber lo que significa, al menos de la forma que yo la entiendo.

      Gracias por tu comentario

      • criterium dice:

        Entiendo perfectamente lo de la clínica. Lo del correo, me refería a cómo te iban funcionando los mails con los pacientes: temas, agilidad, cantidad de gente que los utiliza, y cosas así.

      • Enrique Gavilán dice:

        Gracias, Olga.
        Un tercio de mis pacientes tienen más de 65 años. Dudo que llegue a un cuarto los que tengan internet en casa del total de mi cupo, y no creo que vaya a haber muchos correos electrónicos. Me gustaría utilizarlo como forma complementaria de comunicación, para usos concretos, pero prefiero mil veces antes el teléfono, que es algo que todo el mundo entiende. Los pacientes suelen agradecerlo y a mi me gusta llamar y ver cómo andan, sobre todo los vulnerables y los inmovilizados, o los que están verdaderamente malitos. Para lo bueno y para lo malo, Serradilla no es Manhattan ni el pueblo está lleno de gente joven que navega como pez en el agua en la red.
        Un saludo

  5. Estupendo Enrique!

    un profesional como tú, lo tedrá fácil incluso en las condiciones teóricamente más adversas.

    Y recuerda que no estás solo, tienes un enorme equipo virtual a tus espaldas. Cuenta con nosotros.

    Un abrazo.

    • Enrique Gavilán dice:

      No te creas, Salvador, que fácil no es ni de lejos, me está resultando complicado por momentos…
      Lo de los grupos virtuales sin duda ayuda, al menos para percatarse de que uno no está solo en este mundo.
      Gracias, Salvador, un abrazo

  6. Fernando Miguela dice:

    Mucho ánimo Enrique!! Me parece totalmente novedosa la iniciativa que has tenido para darte a conocer a los usuarios de tu cupo. Al menos yo no ha conocido casos similares, creo no, estoy seguro de que esa forma de “tender puntes” no tiene más remedio que funcionar.

    Un abrazo!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s