Colegiación libre


A mediados de mayo, todos los años, los aspirantes al MIR que han superado la prueba y han obtenido plaza inundan las unidades docentes preguntando qué requisitos son necesarios para formalizar los contratos de trabajo: abrirse una cuenta en la caja,  hacer unas pocas de fotocopias, sacarse fotos tamaño carné y, hasta hace bien poquito, colegiarse. Sin embargo, ahora resulta que no es obligatorio. Lo adviertes para que sea el residente el que valore si lo hace o no. Pero se colegian.

Principalmente porque estiman que es útil, necesario. Se asustan un poco el primer año cuando ven las cuotas tan elevadas en comparación a lo que reciben a cambio, pero les sigue compensando. Cuando ya te dejan de interesar los repetidos y siempre los mismos cursitos de manejo de tal para atención primaria, patrocinados por laboratorios Famfarria y llevados a cabo por el especialista hospitalario de turno, es cuando dejas de ver la utilidad de estar colegiado.

El desencanto suele venir cuando tienes un problema laboral al acabar la residencia. Recurres al asesor legal o laboral del colegio, y recibes la típica respuesta de es que las cosas son así. Ya es cuando comienzas a sentir desapego por el colegio. Desapego que se acrecenta cuando ves que el discurso oficial de sus dirigentes es excesivamente conservador y alejado de tus ideales políticos y escala de valores sociales. Entonces ya tomas la decisión: me quito del colegio.

Pero no es tan fácil descolegiarse. Las trabas son múltiples. Incluso cuando alegas que la colegiación legalmente no es obligatoria para los que trabajamos para el sistema sanitario público. Se ponen nerviosos, se miran entre ellos y te responden, incómodos: la colegiación sigue siendo obligatoria, y a los que no lo están los estamos llevando a juicio.

Y así es, ciertamente. Resulta un tanto paradójico que una institución que promueve la libertad de prescripción, la posibilidad de objetar a la conciencia para negarse a efectuar un aborto en una joven que libremente decide hacérselo, y que apuesta por la autonomía profesional como un valor a promover, por su lado, no sólo no reconozca a los mismos profesionales la libertad de colegiarse o no, sino que los persigan en los juzgados cuando ejercen esa libertad. Actitud que me recuerda a la de la iglesia, que en vez de adaptarse a la realidad actual, amenaza a los que la critican en el tema del aborto con la excomunión.

Pero plantear un pleito es una cosa y ganarlo otra. El otro día, un amigo que hace un par de años decidió borrarse del colegio y dejar de pagar sus cuotas, ganó el juicio en el que le metió nuestro ilustre colegio de médicos. Para dar fe de ello, he aquí la sentencia.

Como decía este amigo en su correo, si quieres puedes. Y con esta jurisprudencia más. Es momento que los colegios se planteen porqué está pasando esto, y que la conclusión que saquen no es que somos unos bichos raros marginados de la profesión, sino que los colegios profesionales tienen que adaptar su rol y discurso a la realidad y las exigencias de la profesión.

Os dejo. Me voy, precisamente, a la sede madrileña de la Organización Médica Colegial, ahora mismito, donde tendrá lugar el último de los legendarios seminarios de innovación en atención primaria. Un día muy muy especial…


9 comentarios on “Colegiación libre”

  1. Clara Benedicto dice:

    Un debate muy interesante… No sabía que la colegiación no era obligatoria.
    Por mi parte, me lo pensaría: como tu dices, una vez hechos unos cuantos cursos (que se repiten vez tras vez sin ofertar apenas nada nuevo) no veo claro cuál es el valor añadido. Yo no me siento del todo representada por el Colegio de Médicos, como residente, médico de familia ni médico que ejerce en Madrid -con la que se nos viene encima-. Me pregunto qué pasaría si en lugar de un colegio de médicos cada uno se dedicase a la sociedad científica de su propia especialidad (Semfyc…) y si perderíamos o no al no tener un “lugar común” profesional, independiente de la especialidad. ¿cumple esta función el Colegio de Médicos, de identificar y defender lo común y respetar lo enriquecedor de la diferencia?
    No sé yo…

    • Enrique Gavilán dice:

      Lo deseable, a mi modo de ver, es tener un colegio profesional potente, y una única sociedad científica de MFyC también potente. Con potente me refiero a que tenga presencia social, defendiendo unos valores profesionales ante la sociedad de una manera honesta a insistente, al tiempo que exigir de los profesionales unos estándares de profesionalidad adecuados. Pero también me refiero a que sean organizaciones transparentes y donde las bases críticas sean escuchadas y tenidas en cuenta, no sólo como una medida de democracia, sino por propia higuiene en el discurso. Las organizaciones profesionales deben responder por los problemas de los profesionales de a pie, y no a los intereses de sus clientes (industria farmacéutica y administración sanitaria, principalmente).
      Gran parte del desencanto de buena parte de los médicos por colegios y sociedades cientificas se debe a que la distancia entre sus equipos directivos y las bases de dichas organizaciones se ha agrandado en los últimos años, y se han ocupado más de defender sus propios intereses como organizaciones y de mantener sus propias relaciones con el poder que de representar la voz de los que dicen representar.
      Una pena, repito, porque necesitamos organizaciones potentes. A modo de lo que ocurre en UK, por ejemplo.
      Mientras tanto, nos quedan algunas alternativas: inhibirnos y pasar del tema (lo que hace la mayoría), intentar reorientar las organizaciones desde dentro (muy complicado si no hay un verdadero interés por parte de los directivos de dichas organizaciones de mirar hacia dentro de la propia organización y no sólo a sí mismos), o tratar de buscar espacios de participación independiente al margen de las organizaciones formales. A mi modo de ver no nos conviene lo primero, lo segundo sólo es posible en determinadas circunstancias y lo tercero es lo que parece que está comenzando a tomar más fuerza y puede ser una estrategia válida cara al futuro (si se sabe gestionar de forma adecuada).
      Ya iremos viendo, pues.
      Un beso,

  2. miguel dice:

    el último? Por qué?

  3. miguel dice:

    Respecto a la colegiación ya sabes mi opinión: para lo que hacen los colegios, o cambian o desaparecen. Disfruta y saborea el último seminario y cuentalo después en el blog.

  4. […] This post was mentioned on Twitter by Clara Benedicto and Clara Benedicto, Enrique Gavilán. Enrique Gavilán said: Colegiación libre: http://wp.me/pD3FL-YL […]

  5. Sophie dice:

    Precisamente en mi hospital tuvimos una conversación en cafetería sobre el tema. Algunos compañeros decían que de R1 no servía de mucho colegiarse, que lo interesante era hacerlo de R2, cuando ya podemos firmar altas, por si tenemos algún problema legal, por poder recurrir al Colegio para que nos defienda…ahora, al leer tu artículo, me ha entrado la gran duda: si los cursos no son interesantes ( no más que los que se imparten en el hospital), si la defensa legal es mediocre…¿para qué nos colegiamos?

    • Enrique Gavilán dice:

      Sophie,
      Una cosa, entiendo, es la defensa legal ante problemas corporativos, en el que el colegio hace un papel que podríamos discutir pero al menos sí que lo hace, y otra distinta la asesoría personal sobre cuestiones legales o laborales. Aquí, mi experiencia personal, es que para determinados problemas la respuesta es pobre. Repito, en mi experiencia personal (y te puedo asegurar que acudí al colegio en más de una ocasión por más de un motivo diferente).
      Otra cosa es el seguro de resposabilidad profesional, que te lo puedes gestionar a través del colegio o por tu cuenta, pero que sólo valdría la pena si ejerces en una especialidad de riesgo o si ejerces en la privada (donde es además obligado).
      Un beso,

  6. J César dice:

    Me gustaría recordar que la norma que permite no colegiarse actualmente es una norma autonómica y no existe en todas las comunidades. Sólo existe en Extremadura, Andalucía, Asturias, y Canarias, que yo sepa. Dichas comunidades la han sacado porque es la empresa (el Servicio autonómico de salud correspondiente) quien tiene la obligación de pagar al médico/-a todos los gastos ineludibles propios del trabajo (como son las cuotas de la colegiación, si ésta es obligatoria); y así lo avalan las sentencias judiciales favorables a los profesionales cuando se les ha reclamado. Pero si deja de ser obligatoria…¡¡ya no tienen que pagarnosla!! Eso también explica que siga siendo obligatorio en Extremadura estar colegiado para trabajar en la privada; es otro guiño al Colegio. Y como no quieren pelearse con éste..no sacan un número de identificación de cada profesional alternativo al del Colegio. Yo recomiendo, para quien no esté colegiado que use su DNI. Aprovecho para recordar que hay otras profesiones igual de serias donde colegiarse para ejercer no es siempre obligatorio (veterinarios, arquitectos, farmaceúticos,…).

    Para ver la Ley de Extremadura (copia y pega en el navegador):
    http://doe.juntaex.es/pdfs/doe/2002/1510O/02010012.pdf

  7. Os puede interesar el blog de Asociación cuota colegial mínima: http://www.cuotacolegialminima.blogspot.com

    Saludos,


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s