¿Vitamina D en todos los niños y adolescentes, desde el nacimiento?


El uso en neonatos y lactantes de la vitamina D como método de prevención del raquitismo es una controversia ya clásica en la pediatría contemporánea, que enciende debates acalorados. Pero, ¿porqué es un tema polémico? En caso de duda, consulte con su buscador favorito. Revisemos la evidencia científica (Excelencia clínica, término de búsqueda “vitamina D”).

Encontramos una revisión sistemática publicada en 2008 que incluye 4 ensayos clínicos, de los que dos dan un resultado favorable al uso preventivo de la vitamina D y otros dos no permitieron extraer ninguna conclusión (ni favorable ni desfavorable). A pesar de que, como vemos, el aval científico no es unánime, los expertos apoyan su uso en determinados “grupos de riesgo”, lactantes de piel oscura o que toman lactancia materna exclusiva inclusive. Y lo hacen en base a datos extraídos de otros estudios, de tipo experimental, ecológico y observacional, con lo que la base empírica es débil. Aún así, la recomendación la exponen de una manera firme, como podemos ver en esta guía de la Academia estadounidense de Pediatría:

Because there are limited natural dietary sources of vitamin D and adequate sunshine exposure for the cutaneous synthesis of vitamin D is not easily determined for a given individual and may increase the risk of skin cancer, the recommendations to ensure adequate vitamin D status have been revised to include all infants, including those who are exclusively breastfed and older children and adolescents. It is now recommended that all infants and children, including adolescents, have a minimum daily intake of 400 IU of vitamin D beginning soon after birth.

En España, por aquello de que una de nuestras señas de identidad, el sol mediterráneo, nos ilumina gran parte de los días del año, no nos tomábamos hasta hace poco, afortunadamente, esta recomendación al pie de la letra. Pero la hegemónica cultura científica del otro lado del charco se impone una vez más, de manera que algunas guías española recomiendan su uso en determinadas circunstancias. Esto, unido a la concepción de que “como es una vitamina no hace daño” y de que “más vale prevenir que curar”, hace que muchos pediatras lo recomienden de forma generalizada a los padres. Y que muchos padres lo demanden.

Ahora bien. El raquitismo no es una cuestión sólo de déficit de vitamina D. Hay otros factores causales, como la propia deficiencia de calcio o factores genéticos. Y, como no, existe una indudable influencia cultural (indumentaria y diversos estilos de vida) y nutricional (como el consumo de determinados alimentos que interfieren en la absorción del calcio), elementos ambos que podrían explicar las diferencias tan brutales en los resultados de los ensayos clínicos realizados en zonas del planeta muy distantes entre sí. Además, aportar suplementos de vitamina D a nivel poblacional no parece estar disminuyendo los casos de raquitismo en los países occidentales, sino más bien al contrario, siendo este aumento a costa de niños procedentes de países donde las condiciones de vida, sobre todo nutricionales, son peores. Una vez más, se confirma que no siempre las recomendaciones son aplicables de unos países a otros, y que las opiniones de “los expertos” sólo atienden a factores corregibles con fármacos o suplementos (en definitiva, con productos que se consumen) en vez de los sociales o culturales, cuya importancia nunca es suficientemente reconocida.

La batalla de la vitamina D no acaba ahí.  Algunos estudios epidemiológicos vinculan la escasez de esta vitamina con ciertos tipos de cáncer y determinadas enfermedades autoinmunes (como la esclerosis múltiple, diabetes tipo 1 y artritis reumatoide). Los mensajes de fomento del miedo son habituales en los medios de comunicación (Mil millones de personas sin vitamina D), y muchos médicos, sobre todo endocrinos, creen haber encontrado el remedio para todas esas y muchas más enfermedades, por lo que van diciendo por ahí a todo el mundo poco más o menos que¡tonto el que no tome vitamina D! Por supuesto, una vez más sin ninguna evidencia científica.

No contentos con este nuevo frente medicalizador, los médicos dispuestos a considerar al niño sano sanísimo como un ser prepatológico o quizá con el fin de generar niños perfectos y superinteligentes, pretenden hacernos ver con falacias y creencias pseudocientíficas que no sólo hay que aportar sine die suplementos de vitamina D, sino también de calcio, yodo, flúor y, porqué no, estatinas.

No hay ya grupo poblacional o rango de edad que se escape del ansia de medicalizar todos los aspectos de la vida y de la muerte.


3 comentarios on “¿Vitamina D en todos los niños y adolescentes, desde el nacimiento?”

  1. Aitor Calero dice:

    Hola, interesante artículo. Hace poco en mi blog publiqué uno relacionado con la Vitamina D y los Resfriados. Parece que hay indicios de que una falta de esta vitamina podría estar relacionada con los resfriados en invierno. Desconozco si en niños afectaría al raquitismo, pero con la poca exposición al sol que tenemos si que es posible que haya un déficit general de esta vitamina. Esto además se agrava por el aumento del consumo de productos desnatados que, en muchos casos, no tienen vitamina D.

  2. Enrique Gavilán dice:

    Ni la vitamina D ni la C acortan ni previenen los resfriados ni la gripe. Son falacias.
    Una cosa es que a nivel celular mejoren la respuesta ante los virus, y otra muy diferente que en la práctica clínica las personas mejoren o eviten de forma significativa y con una relevancia clínica mínima problemas de salud.
    Porque somos personas, y no células, y una cosa es lo que un producto haga a nivel experimental en células y tejidos y otra bien diferente lo que en la realidad demuestre.
    Todo lo demás son ganas de hacer ruido, de una manera más o menos intencionada.
    Saludos

  3. […] Enrique Gavilán, desde su nido, nos habla de la controversia del uso del hierro en las mujeres embarazadas; días antes había abordado la cuestión del uso de vitamina D en niñ@s y adolescentes. […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s