The drug dilemma, revisited


Lo llaman “el dilema de los fármacos“. En 2004, un tal Weisbrod lo definió así:

The dilemma of pharmaceutical prices is how to balance consumers’ demands for low prices for existing drugs with producers’ demands for higher prices and greater incentives to develop new and better products. Lower prices increase consumer access to vital drugs already developed, tested, and FDA-approved: antiretroviral AIDS drugs, cholesterol-fighting drugs, antidepressants. But lower prices also reduce profitability and thus discourage development of new products.

Básicamente, y a golpe de citas, podríamos dejarnos de eufemismos y llamar a las cosas por su nombre. El verdadero “drug dilemma” es otro: ni más ni menos, el pulso entre el mercado y los negocios, por un lado, y la salud de la población y sus necesidades por otro.

Dicho de otra manera, tenemos la lógica del capital:

The Social Responsibility of Business is to Increase its Profits. Friedman, 1970.

y la lógica del bien común:

George W Merck

We try to remember that medicine is for the patient. We try never to forget that medicine is for the people. It is not for the profits. The profits follow, and if we have remembered that, they have never failed to appear. The better we have remembered that, the larger they have been”. George W. Merck (fundador de MSD), 1950.

En definitiva, el “drug dillemma” no es más que una contradicción que la industria farmacéutica no ha sabido resolver en todo este tiempo. O más bien, sí que la ha resuelto: la balanza cae siempre del lado del negocio. Para qué vamos a andarnos con frivolidades…


2 comentarios on “The drug dilemma, revisited”

  1. gerineldo dice:

    Totalmente de acuerdo. El ‘lobby’ de la industria farmacéutica, la medicalización de la vida, el solucionar mi problema porque no duermo, o porque he leido que el colesterol obstruye las arterias, o que existe una pastilla para la impotencia, o recomiéndeme unas ‘vitaminas’…
    Joer… cada sía seguiremos gastando más en medicamentos por mucho genérico que salga al mercado, si no se hace el esfuerzo de eso de las medidas higiénico-dietéticas, no fumar, no abusar del alcohol… Educar y prevenir es más barato (a veces incluso gratis).

  2. ljusto dice:

    El dilema que plantea Weisbrod no es real. Más de la mitad de lo que la industria dice que le cuesta investigación y desarrollo en realidad son costos de marketing y propaganda. Por otra parte la estructura de costos de la industria farmacéutica es absolutamente opaca, y el hecho de que puedan,como ya ha ocurrido varias veces, bajar sus precios en un 900% sin dejar de producir es muy ilustrativo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s