Profesionalismo médico: de la teoría a la práctica


El consejo general de colegios de médicos ha aprobado una nueva definición de lo que significa profesionalismo médico:

Conjunto de principios éticos y deontológicos, valores y conductas que sustentan el compromiso de los profesionales de la medicina con el servicio a los ciudadanos, que evolucionan con los cambios sociales, y que avalan la confianza que la población tiene en los médicos

(Inciso: confianza en su médico… algo parecido a lo que le pasa a este sujeto?).

Sus principios serían:

El ejercicio de la profesión médica exige anteponer los intereses del paciente a los del propio médico, base de la confianza que el paciente deposita en el médico, exigencia que se sustenta entre otros principios por los de beneficencia, no maleficencia, autonomía y justicia.

¿Y los valores fundamentales del profesionalismo médico?:

Los profesionales de la medicina ponen a disposición de la población los conocimientos, las habilidades y el buen juicio para promover, prevenir, proteger, restablecer, mantener y mejorar el bienestar de los ciudadanos. En consecuencia, la práctica diaria del profesional médico implica el compromiso con:

  • La integridad en la utilización del conocimiento y en la optimización de los recursos,
  • La compasión como guía de acción frente al sufrimiento,
  • La mejora permanente en el desempeño profesional para garantizar la mejor asistencia posible al ciudadano,
  • La colaboración con todos los profesionales e instituciones sanitarias en aras de la mejora de salud y el bienestar de la población.

¿Estamos dispuestos a ésto los propios profesionales? Porque, en definitiva, esto supondría más trabajo, más responsabilidad, más sacrificio, más trabajo en equipo, aunque también más satisfacción y más motivación por el trabajo bien hecho…

¿Y los pacientes, han sido consultados, quieren este tipo de médico? La mayoría de los pacientes no buscan en el médico al tecnócrata que le interprete los datos o que le valide lo que encuentra en Internet. Pero, ¿y si fuéramos a ese escenario? ¿Sería visto el afán beneficiente como una manera de intrusismo en la autonomía del paciente?

¿Y la administración? ¿Estaría dispuesta a ceder autonomía profesional a los médicos?

Ojalá podamos todos disfrutar del profesionalismo. Significaría que estaríamos contentos con lo que somos y lo que podemos aportar.

Anuncios

One Comment on “Profesionalismo médico: de la teoría a la práctica”

  1. !hola!Cómo me gustaría que algo de lo que escribes más arriba y tan a gusto he leído fuera realidad.Me encantaría imprimirlo(no tengo impresora) y dárselo a leer a mi doctora de cabecera.La dicha Sra. tuvo la poca decencia(forma parte de la ética) de decirme que es una pasota y que las “cosas” a ella no le afectan, no como me pasa a mi.Estábamos en consulta y no es ninguna jovencita.Por cierto los recién salidos (en general),suelen tomárselo más en serio.Tal vez sea por aquello de aprender un poco más cada día y por el juramento aun fresco en sus memorias.Gracias,Dr.gavilán por esta oportunidad que nos brindas con tu blog.Desde el País Vasco muxuuuuu…..s de Charo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s