Fatalismo económico y social


En las últimas semanas hemos tenido una serie de reuniones en la Unidad Docente donde trabajo (como técnico docente o técnico de salud). Hay problemas con las urgencias hospitalarias, donde los residentes, por un lado, no se sienten respaldados ni tutorizados, sino más bien utilizados como mano de obra. Por su parte, los adjuntos de urgencias consideran que los residentes no se implican, que intentan escabullirse cuando pueden y que supone una sobrecarga para el servicio el que haya residentes, en vez de un alivio.

Nada nuevo bajo el sol. Nada que no pase en casi todos los servicios de urgencias cuando toca intentar compatibilizar la labor asistencial con la docente. El problema es que en ocasiones la sangre está llegando al río, y se están comenzando a veces a rallar por fuera los límites permisibles de trato entre, no ya compañeros o profesionales, sino entre personas.

Se suma el hecho de que en un par de meses están aquí los nuevos residentes. Y además, llegan, como siempre, en el peor momento, porque viene el verano, cuando la frecuentación aumenta (en estas tierras hay mucho emigrante que se fue a Euskadi, Madrid, Levate o Cataluña que en verano vuelve a visitar a los familiares) y además los adjuntos se van de vacaciones, con lo cual la docencia se resiente… cuando precisamente es más necesaria.

Para intentar evitar problemas de este tipo, nos hemos reunido con tutores, residentes, adjuntos, gerente y dirección del hospital, para tratar de identificar los problemas y proponer posibles soluciones. Todo “muy bien” (entrecomillo lo de muy bien, porque en sentido estricto no podríamos calificarlo de muy bien, pero dadas las circunstancias nos damos con un canto en los dientes), hasta que una de las propuestas suponía redistribuir las guardias de los residentes de primer año de manera que el impacto de las guardias para ellos en verano no fuera tan intenso. Con la iglesia hemos topado. Sutilezas como estas son las que te puedes encontrar:

El residente es un estorbo, pero no me lo quites. Porque el día que hay residente no me ponen un adjunto de refuerzo.

Además, ¿qué es eso de hacer una incorporación progresiva? Lo que tienen que hacer es dejarse de historias, y pasar por donde todos hemos pasado.

¿Que les dan miedo las urgencias? Pues que no vengan por aquí. O que hubieran hecho otra cosa. O que se dejen de tonterías y

Porque si eso ha funcionado así toda la vida y en todos lados. ¿Porqué cambiar?

Quien diga lo contrario es que no vive en “la realidad”.

Claro, eso lo dices tu porque lo ves muy cómodo desde tu despacho…

Podemos mirar para otro lado y pensar que no pasa nada, que todo debe seguir igual porque siempre ha sido así. Que la realidad no debe ni puede cambiarse, y que otras posibles realidades no son viables, no existen. Pero, lo siento. Yo no puedo mirar para otro lado.

A todos ellos que piensan que las cosas funcionan de una manera porque deben funcionar así, porque siempre lo han hecho así, y que cualquier intento de cambio se va a topar con la cruda realidad, les dedico esta frase que gentilmente me cede Fer Olivero:

    Así que contra este «fatalismo de banquero» que pretende hacernos creer que el mundo no puede ser diferente a lo que es en otras palabras, totalmente sometido a los intereses y deseos de ellos , los intelectuales y todos aquellos preocupados por el bienestar de la humanidad tendrán que restablecer un pensamiento utópico con respaldo científico, tanto en sus metas, que deben ser compatibles con las tendencias objetivas, como en sus medios, que también deben ser científicamente examinados. Necesitan trabajar colectivamente en estudios que puedan impulsar proyectos y acciones adecuados a los procesos objetivos que se intenta transformar.Pierre Bourdieu, “Contra el fatalismo económico
Anuncios

4 comentarios on “Fatalismo económico y social”

  1. Evelio Robles dice:

    Estimado Enrique, este tema en (casi) todos los sitios está tendiendo al fatalismo por la creencia que el tiempo lo cura todo, y esta problemática se ha ido posponiendo y con el devenir de las urgencias hospitalarias ha empeorado. No todos son inocentes, y si todos tienen parte de culpa. Por parte de los adjuntos: no se puede pensar en los residentes como adjuntos de puerta que te van a quitar trabajo, pues son médicos en formación y requieren supervisión, en principio continua y posteriormente ocasional; deben pensar que ser tutor docente no solamente es delegar, sino saber delegar con corresponsabilidad y enseñando actitudes y aptitudes. Siendo egoistas, es una buena hipoteca de futuro: con una buena enseñanza de aptitudes y actitudes a medida que vaya creciendo el residente va adquiriendo más responsabilidad y puedes ir delegando más funciones y más complejas, porque además es necesario en el buen desarrollo docente del residente. No sirve ya ese aforismo añejo de “por ahí hemos pasado todos”, pues para progresar hay que buscar áreas de mejora potenciando lo bien hecho y tratando de corregir deficiencias formativas.
    Desde el punto de vista Gerencial, no se debe nunca planificar un servicio o unidad pensando en la presencia de residentes, al igual que en una consulta de AP realizamos la misma carga de trabajo con o sin residente, pues tener una dependencia funcional de los resis no es bueno tanto desde el punto de vista docente como desde el punto de vista de gestión de los servicios.
    Hay que tener presente que la docencia supone un esfuerzo adicional, y como tanto así debe ser visto tanto por los médicos que voluntariamente quieren ser docentes, como desde el punto de vista gerencial en el tema de incentivación.
    Por otro lado están los residentes. Si nosotros nos autoexigimos disciplina y esfuerzo docentes estaremos en disposición de exigirles esfuerzos docentes, incluso fuera de su horario laboral, pues se debe entender que son profesionales en periodo formativo y no son personal laboral, permitiendo hacer un acuerdo contractual tutor-residente que dará mejores beneficios docentes.
    Desde luego, todo esto es desde mi humilde experiencia como tutor docente durante más de 10 años. Seguramente hay otras sugerencias igual de validas o mejores.
    Un saludo, Evelio Robles Agüero. Médico de Familia. C.S. San Antonio. Cáceres.

    • Enrique Gavilán dice:

      Hola, Evelio,
      Un placer tenerte por aquí.
      Creo que has acertado en cuáles son los puntos clave, así como en la forma de exponer en qué medida lo son.
      Hay un elemento importante en todo esto, y es el tema de la incentivación del tutor. El nuevo programa de formación MIR en MFyC y la ordenación docente concede el tutor un lugar de privilegio en todo el sistema docente, pero le exige quizá demasiado en comparación con lo que le da (condiciones para poder llevar a la práctica la tutorización, incentivación, etc.).
      Por otra parte, las urgencias hospitalarias siempre son origen de conflictos, pero hay que diferenciar los que son debidos a la propia dinámica de un lugar donde puede haber decisiones que condicionen la vida o la muerte de la persona (con la presión que eso conlleva), de los debidos a problemas organizativos de la propia asistencia que hacen difícil que se lleve a cabo una tutorización adecuada. Sobre los primeros es difícil actuar (aunque se puede); sobre los segundos no sólo se puede, sino que es imprescindible hacerlo. Hay que tomar partido: o queremos docencia o no la queremos. Pero si la queremos debemos procurar ambientes donde el residente pueda aprender sin necesidad de sufrir (aunque cierto nivel de ansiedad puedan servir de estímulo, también es cierto, como también lo es que la mejor forma de aprender es haciendo, pero lo que no puede pasar es que haya que pasarlo mal para aprender ni que tengas que hacer las cosas sólo sin saber hacerlas) ni donde la calidad de la asistencia se pueda ver perjudicada.

      Abrazos,

  2. miguel dice:

    Sabes que se escucha mucho? Eso de “residente viene de residir en el hospital, así que ni limitación de guardias ni nada”. Si hasta nos cuesta convencer a los tutores y a los propios residentes de la obligatoriedad de librar las guardias, dicen que si libran no aprenden.

    No entiendo a la gente…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s