Uno menos


Todos los años terminan la carrera de medicina cientos de médicos. Pero no todos ellos colgarán un fonendo de sus cuellos. Algunos terminan siendo cantantes, presentadores de televisión, otros se dedican a estudiar los genes, o a trabajar como visitadores de laboratorios farmacéuticos. Los que bien prontito tienen claro que lo suyo no es ver pacientes de carne y hueso es muy difícil que luego con el tiempo den marcha atrás.

Los hay que, a pesar de haber aprobado el MIR, no ejercerán la medicina. Es el caso, espero, de Beñat Aguinagalde Ugartemendia, uno de los últimos etarras detenidos, que al parecer está implicado en atentados con coches bomba y en dos asesinatos. Le esperan largos años a la sombra. Cuando salga, a no ser que se convierta en otra persona, espero que no decida ser la excepción que confirma la regla. Por el bien de los pacientes…

Anuncios

One Comment on “Uno menos”

  1. Laura dice:

    Qué miedo da: qué las circunstancias que llevan a una persona a no tener respeto a la vida humana hasta el punto de matar y, a la vez, prepararse para trabajar de médico (que no ser médico). Da mucho miedo… Claro, que tampoco me gustaría encontrarme a alguien así en la panadería, en el colegio de mi hijo, de pintor o abogado.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s