La Relación Médico-Paciente, Patrimonio de la Humanidad


La Asociación Catalana de Enfermedades Neuromusculares (ASEM-Catalunya) celebra en los próximos días su segunda semana de enfermedades neuromusculares. Su programa lo componen actividades donde se hablará de la sexualidad (actividad social importantísima para este tipo de pacientes, generalmente jóvenes), autonomía, la influencia de los medios de comunicación en la salud y la relación médico-paciente como aliado terapéutico para afrontar este tipo de enfermedades cuyas alternativas de tratamiento suelen ser escasas y casi siempre más paliativas que otra cosa.

En esta última mesa tendré el honor de participar. Será en el Edificio Sabadell de la Diputación de Barcelona. Esperamos veros por ahí. Os paso la presentación.

No dejéis de ver, por favor, la última diapositiva. En ella lanzo una propuesta: que la relación médico-paciente (y por extensión toda relación clínica, entre todo tipo de profesionales sanitarios y el paciente y su familia) sea considerada Patrimonio inmaterial de la Humanidad.

¿Cómo? No os sorprendáis. La ancestral dieta mediterránea está propuesta ya para estar incluida en el listado de la UNESCO. Y tan ancestral o más que la dieta mediterránea es la relación médico paciente.

Según la Unesco, un bien cultural puede estar en disposición de ser Patrimonio Cultural Inmaterial si:

  1. se transmite de generación en generación;
  2. es recreado constantemente por las comunidades y grupos en función de su entorno, su interacción con la naturaleza y su historia;
  3. infunde a las comunidades y los grupos un sentimiento de identidad y de continuidad;
  4. promueve el respeto de la diversidad cultural y la creatividad humana;
  5. es compatible con los instrumentos internacionales de derechos humanos existentes;
  6. cumple los imperativos de respeto mutuo entre comunidades, grupos e individuos y de desarrollo sostenible.

La relación médico-paciente cumple, al menos, tres o cuatro de estos requisitos…

¿Lo intentamos? ¿Quién se apunta? Va en serio…

Si esto sirviera para recuperar el espíritu que encierra una de las relaciones más complejas, profundas y emocionantes que pueda existir entre las personas, bienvenido sea, ¿nos os parece?

(Iniciativa inspirada en el artículo de Juan Gérvas titulado “Corporal” y publicado en “El Mirador” de Acta Sanitaria)

Anuncios


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s