El Ministerio de Sanidad renegociará las vacunas de la gripe que sobran


El titular elegido hoy tiene mucho que desgranar, así que vamos por partes.
Primero, recordar que el gobierno pidió un crédito extraordinario hace unos meses, cuando aún no estaba la vacuna contra la gripe A aprobada, para costear, entre otras cosas, una remesa de reserva de vacunas. En total, 270 millones de euros para “proteger” al 40% de la población española, lo cual hace un total de 18,5 millones de personas. Antes se preveía que la vacuna que se estaba estudiando iba a precisar dos dosis. En total, 37 millones de unidades compradas. Sin embargo, el gobierno al parecer pactó con la industria farmacéutica una reserva adicional como para ampliar la cobertura en un momento dado al 60% de la población. Lo que no dicen es si esa “reserva” estaba blindada económicamente por contrato.
En cualquier caso, ahora resulta que sólo es necesaria una dosis. ¿Casualidad? ¿Lo sabían las compañías Novartis y GSK? Espero que no…
Proseguimos: “las vacunas que sobran”. ¿Que sobran? Sí, claro. Entre que mucha gente no se quiere vacunar (sobre todo el personal sanitario) y que sólo es precisa una dosis, más de la mitad de las unidades de vacunas compradas sobrarían, y millones de euros, en plena crisis, se tirarían al cubo de la basura. Además, como toda vacuna de la gripe que se precie, sólo valdrá para esta temporada. Por tanto, hay que gastarlas, ¡qué hacer con ellas! El ministerio parece tener respuestas para todo, y por ello, la ministra, previendo mes y pico antes de comenzar la campaña que iban a sobrar dosis, ya anticipaba que “si sobran dosis, la vacuna estará en canal privado y quien quiera podrá adquirirla“. “Cualquiera”. ¿Da igual que seas de un grupo de riesgo como si no, señora ministra?
Pues parece que esto se confirma: una vez comenzada la campaña, las autoridades están mostrando su preocupación y les ha dado por vacunar a diestro y siniestro, incluso a grupos que no son considerados de riesgo, incluso a los niños, e incluso barajan ponerla a cualquiera que quiera, “mientras esté convencido de su idoneidad y eficacia, aunque no figure en ningún grupo de riesgo“. La situación de auténtico esperpento sanitario no hace más que revelarse más y más clara y vivamente, demostrando la improvisación y la incoherencia en la que se mueven nuestros decisores.
Por si acaso, un as en la manga. “Todo previsto, no pasa nada, que no cunda el pánico: ¡el gobierno hizo los deberes a tiempo!”, parece decir el Sr. Martínez Olmos. “La letra pequeña del contrato que suscribimos con las compañías farmacéuticas contemplaba esta circunstancia“, viene a declarar el Secretario General de Sanidad. Era de esperar que, por cautela, hicieran la previsión de revisar el contrato. ¿He dicho revisar? Upsss. En la nota de prensa dice “renegociar”. ¿Supone eso que ahora GSK y Novartis van a aguantarse con los millones de lotes devueltos? ¿Sin cobrarlos? ¿No querrán algo a cambio? ¿Vamos a creernos ahora que estos son mejores incluso que el corte inglés (“si no queda satisfecho, le devolvemos el dinero”)?
Aunque no debo desconfiar en este gobierno, que tiene amplia experiencia en la organización de campañas de vacunación… Desde luego están demostrando lo contrario.
Realmente creo que los políticos se piensan que los ciudadanos nos chupamos el dedo. Pero lo cierto es más bien que ya no nos creemos nada de lo que nos dicen (¡y menos de lo que no nos dicen, que cuantitativa y cualitativamente es mucho más!).
(Imagen extraída de la web Bebes.net)
Anuncios


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s