Elecciones en SEMFyC 3, de la democracia y del derecho a la información


A mano alzada, responded, por favor (sólo los que seáis socios de la semFYC):

¿Cuántos de vosotros sabe que hay elecciones a los miembros electos de la Junta Permanente de semFYC? ¿Quiénes cuándo y dónde son las votaciones? ¿Cuántos sabéis que hay dos candidaturas? ¿Cuántos quién compone cada grupo? ¿Quiénes han leído o conocen los elementos clave de los programas electorales de cada candidatura?
¿Cuántos de los que habéis alzado la mano a alguna de las anteriores preguntas ha recibido la información por vía directa de semFYC o su sociedad federada?

No sería de extrañar que haya pocas manos alzadas. Porque la mayoría de las sociedades federadas de semFYC, como luego veremos, no han colgado en sus páginas web información sobre el proceso electoral (convocatoria de elecciones y los programas de las dos candidaturas), a pesar de que, como es lógico, todas disponen de esos documentos. Y siendo como es la web una vía rápida, cómoda y barata de comunicación con los socios, lo lógico, como en toda organización de hábitos democráticos, es que hubiese información. Por el medio que sea, pero esto debe informarse a los socios. No puede (o debiera) ser de otra manera. No digo ya hacer debates televisados o programas tipo “tengo una pregunta para usted, señor Basora o señor Prados”, no hace falta hacer ningún show de esto. Pero sí, al menos, informar a quien hay que hacerlo.

Sin embargo, a día 18 de noviembre sólo en 5 de las 17 sociedades federadas de semFYC hay, por poner sólo un ejemplo, información completa (en una de ellas la información es la procedente de la nota de prensa a los medios, que es escueta) sobre las opciones y programas que concurren a las elecciones. Afortunadamente, en la web oficial de semFYC sí que aparecen, aunque previo registro y limitado a socios, como es también lógico. De los blogs de las candidaturas hasta la fecha presentadas, sólo aparece el programa como tal en uno, y en el otro sólo se esbozan sus líneas generales. En la prensa especializada ha aparecido alguna noticia, pero la presencia ha sido testimonial. Puede que algunas sociedades federadas hayan mandado información a sus socios, pero no tenemos datos de cuáles, y sospecho que no han sido todas (al menos la mía no lo ha hecho).

Así, no sería de extrañar que no haya mucha gente enterada de esto que se cuece. Y sin información no hay debate. Y si una organización no genera debates internos ni mueve a sus socios o afiliados está, sencillamente, hueca, vacía por dentro. Ejemplos de esto que afirmo tenemos muchos: desde partidos políticos a sindicatos, pasando por colegios profesionales y sociedades científicas. No nos convirtamos en uno más…

En un post anterior, lanzábamos algunas preguntas cuya vigencia a estas alturas del proceso electoral es aún mayor que hace dos semanas: ¿Servirá esta doble candidatura para movilizar a los socios? ¿Habrá debate suficiente como para remover conciencias? ¿Tenemos una organización todo lo democrática, transparente y abierta posible?

A estas, añado ahora algunas otras (con mala leche, lo reconozco): ¿Está llegando la información a los socios? Es más, ¿qué está pasando con los compromisarios, los únicos que tienen potestad para votar? ¿Hay, en general, falta de comunicación de la organización con el socio? Si la hay, ¿qué interpretación debemos dar a este fenómeno?

Probablemente a estas alturas alguno ya me haya echado mal de ojo… Merecido lo tendría, por supuesto. ¡A ver quién me habrá dado a mi vela en este entierro! Desde luego, no hago esto para fastidiar a unos ni para gloria de los otros (tengo amigos en ambos, y los considero a todos igual de válidos), ni siquiera para desprestigiar al equipo actual, equipo en el que también formé parte y cuyo reconocimiento nunca será suficiente. Si lo hago es porque creo que mi obligación como socio de esta organización es contribuir a que sea más fuerte. De la forma que estimo que es más útil, que es desde la crítica, pero también aportando ideas y propuestas. Y desde mi posición, modesta, ahora de retaguardia y por tanto cómoda y sin riesgos.

Ambas candidaturas han sido lo suficientemente sensibles como para recoger en sus programas la preocupación de acercarse al socio… Gane quien gane tiene, a mi juicio, el deber moral de dotar a esta organización de los mecanismos y medios (y por supuesto, ¡también la voluntad!) para informar de este tipo de circunstancias que son la esencia de toda organización que dice pretender, desde la transparencia y la democracia, servir a los que socios a los que representa y de los que se nutre. Nada más y nada menos que cerca de 20000 personas…

(Imagen extraída del diario “El País“)



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s