Para combatir la heladoterapia, risoterapia


Hace unas semanas, este mismo verano, cuando apretaba el calor, escuchaba una entrevista a un famoso heladero valenciano, un tal Félix, que un buen día comenzó a elaborar y vender helados con propiedades terapéuticas. Heladoterapia, lo dio a llamar.
Helados para enfermedades “tan graves” como la celutitis (centella asiática usa este señor), los gases (anís verde), el estrés (valeriana), el exceso de grasas (fucus), el insomnio y la impotencia (qué obsesión con el miembro, por favor!). Con productos naturales, todos ellos con propiedades terapéuticas (¿todos ellos? Algunos, pocos… la mayoría o no se han probado o incluso se desaconsejan) que han sido usados por nuestros abuelos y bisabuelos y antes de ellos por nuestros tatarabuelos… cuando no había otra cosa, claro. Productos naturales que no están exentos de efectos adversos, interacciones y potenciales problemas de salud. Sin ningún tipo de control sanitario, es de suponer. No veo yo a la dependienta de helados asesorando sobre los potenciales efectos hipertiroideos del fucus (como tampoco lo veo ni lo hacen en las herboristerías, por otra parte…).
Según el inventor de remedios, “el secreto está en crear una mezcla de plantas para combatir el mal deseado y luego añadirles algunos ingredientes que mejoren su aroma”. Más o menos como Panoramix (foto).


Va, desde luego, muy en la línea de otras terapias de muy reconocidos efectos para la salud, como la colorterapia, la chocolaterapia, etc.

Está claro que me equivoqué de carrera… Para vivirse de risa!



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s