Another brick less in the wall


Durante la dictadura militar argentina, los milicos, como en toda dictadura, quisieron acaparar todas las facetas de la vida en su paranoia fascista. La música, como expresión cultural con cierta vocación revolucionaria y de propuesta de cambio, no podía ser una excepción. De ahí que elaboraran una lista de canciones prohibidas (eufemísticamente denominada “no aptas”), hecha pública hace unos días.
Dentro de esta lista hay canciones que forman parte de la banda sonora de mi vida. Sirva pues este post como homenaje a la vida y a la libertad que la ventana de estas músicas permite ver a su través.

Dedicado a los profesores Zurita y Olivero, del otro lado del charco en dirección suroeste.

Anuncios


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s