Bernácer y las recetas contra la crisis: la fuerza y el valor del empleo


(Imagen extraída del blog “Alicante Vivo“)

A veces miramos fuera lo que dentro tenemos (o tuvimos). Si consideramos “dentro” este país que llamamos España, resulta que hace más de 3/4 de siglo, un alicantino, Germán Bernácer, ya se atrevía a pronosticar que “el paro estructural es consecuencia de la inestabilidad inherente al mercado finaciero, a consecuencia de la actuación incontrolada de ingresos no ganados, como el interés del dinero” (Rafael Cid. Le Monde Diplomatique, Marzo 2009). Recuerda un poco esto a la crisis actual, ¿no es cierto?

Algunos comparan a Bernácer con Keynes, el cual está en boca de los analistas políticos y periodistas por ser defensor, entre otras cosas, del intervencionismo del estado (ahora que algunos quieren “abrir un paréntesis en el libre mercado“). Pero lo cierto es que Keynes bebió de Bernácer (segundo párrafo pág 154)…
Más cosas que dijo este genio, que no era economista de carrera, sino ingeniero químico, y que durante la II República estuvo trajando en el ahora denostado por el PSOE y elogiado por el PP “Servicio de Estudios del Banco de España”? Pues alguna muestra más de su talento:
¿Porqué la posesión de la riqueza permite recibir una renta de la que su poseedor puede vivir, sustrayéndose a la labor productiva?
El valor de la renta que el lucro da a la riqueza, no por su inversión, sino por su posesión, es lo que comunica principalmente a la sociedad actual su aspecto peculiar de persecución de la riqueza por sí misma, ese sello de sordidez y codicia, junto al lujo estéril, que es la característica económica y moral del momento social presente o al menos el aspecto que tiende a desarrollarse a expensas de otras más nobles cualidades. Si es a la posesión de la riqueza, y no a la capacidad útil del trabajo, a lo que ha de estar vinculada siempre la mayor ventaja social, el mejoramiento moral de la sociedad -que es el fundamento de su progreso- será una obra muy lenta o acaso imposible
(Germán Bernácer. Interés del capital. El problema de sus orígenes. Ed Lucentum. Alicante 1925)
(Fragmentos extraídos no del original, sino del artículo referenciado de Rafael Cid).
Y no sólo se quedó en el análisis situacional. También daba recetas contra las crisis:
  • Socialización de los recursos naturales.
  • Autogestión obrera en las empresas.
  • Desaparición de la bolsa.

Si queremos, podríamos aplicar estas recetas a otra gran crisis: la de Atención Primaria. ¿Cómo?

  • Socializar los recursos sociosanitarios.
  • Autogestión de los profesionales sanitarios en los centros de salud.
  • Desaparición de las gerencias.

¿Un poco heavy la propuesta, no?

Hoy, día del trabajo, dedicamos este post, como no, a todos los parados, todos.

Anuncios


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s